Ir a contenido

DEBATE EN LA CÁMARA BAJA

El Congreso da el primer paso para despenalizar la eutanasia

La reforma del Código Penal afectaría tanto a las dolencias terminales como a las graves de carácter permanente

Manuel Vilaseró

Concentración a favor de la eutanasia en el Congreso de los Diputados, el pasado miércoles / JOSÉ LUIS ROCA / ATLAS VÍDEO

El derecho a decidir sobre la propia muerte está más cerca de ser reconocido en España. La mayoría absoluta del pleno del Congreso de los Diputados apoyó este martes admitir a trámite una proposición de ley de despenalización de la eutanasia remitida por el Parlament de Catalunya que afectaría tanto a las dolencias terminales como a las enfermedades que causan dolor grave de carácter permanente, tanto físico como psíquico.

Aunque aún queda por delante una tortuosa tramitación parlamentaria no exenta de obstáculos, para las personas afectadas se ha abierto “una puerta a la esperanza” en palabras de Isabel Alonso, la presidenta de Dret a Morir Dignament (DMD) de Catalunya, la entidad que promovió la iniciativa en la cámara catalana.

Sus representantes, que han asistido al pleno, se han mostrado “muy satisfechos” y no solo porque se haya admitido a trámite sino porque se haya llevado a cabo por mayoría absoluta. Un requisito necesario para que la propuesta llegue a buen puerto al comportar la reforma de una ley orgánica, el Código Penal.

Actualmente, el artículo 143.4 del Código Penal contempla penas de prisión de hasta diez años por inducir o cooperar en un suicidio pero las atenúa a un máximo de cinco años en el caso de la eutanasia. La despenalización comportaría exonerar este acto de toda responsabilidad.

Abstención de Cs y rechazo del PP

Tras el debate de hoy, la votación se hará efectiva el jueves por la mañana pero los portavoces del PSOE, Unidos Podemos, ERC, PDCat, PNV y otros grupos minoritarios que suman un total de 180 diputados ya han anunciado durante el debate su apoyo a la propuesta, frente a la abstención de Ciudadanos y el rechazo del PP.

Es la primera vez que el Congreso acepta tramitar una iniciativa que va tan lejos a la hora de admitir la eutanasia. La clave hay que buscarla en el abandono de las reticencias que tradicionalmente había mostrado formaciones con sectores democristianos en sus filas, como el PNV y la antigua CiU. También en que no se ha tratado de una iniciativa partidaria sino de una cámara autonómica.

 El PSOE, que ha mantenido también una actitud cambiante en la cuestión, votó hace 15 meses contra una propuesta de regulación de la eutanasia de Podemos porque la consideraba "muy deficiente".

La secretaria cuarta de la Mesa del Parlament, Alba Vergés (ERC), y las diputadas Assumpta Escarp (PSC) y Marta Ribas (En Comú Podem) han actuado durante el debate como representantes de la Cámara autonómica defendiendo la propuesta catalana.

Con la propuesta se trata de una cosa tan simple convertir en ley el sentir mayoritario de la sociedad, explicó Vergés. "Ya no es tabú decidir sobre la propia muerte", advirtió la republicana, con un argumento que repitieron varios de los partidarios de la reforma y al que Marta Sibina (En Comú Podem) puso cifras: el 78% de la población lo apoya, el 73% de los diputados del Parlament de Catalunya y, lo que es más significativo, el 60% de los votantes del PP.

Tácticas dilatorias

Pero no va a ser tan fácil. La propia Marta Sibina advirtió contra el peligro de que la propuesta se quede ahora en un cajón" e instó a "agilizar los trabajos". El PP y Ciudadanos disponen de mayoria suficiente en la Mesa del Congreso para dilatar a voluntad los plazos de tramitación, hasta quizás el fin de la legislatura, con lo que proposición decaería.

La ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, ha dejado claro su voluntad obstruccionista al afirmar que "ni el PP ni el Gobierno de España pensamos en la posibilidad de reformar nada en favor de la eutanasia".

Tanto el PP como Ciudadanos se escudaron durante el debate en que ya se está tramitando en el Congreso una una iniciativa del partido de Albert Rivera para regular la muerte digna y los cuidadados paliativos, algo que los demás grupos tildaron de pura excusa. "Son dos iniciativas que no tienen nada que ver y nosotros nos oponemos a la de Ciudadanos porque es totalmente innecesaria", advirtieron.

Otro peligro que acecha la despenalización es que su entrada en vigor está condicionada a la aprobación de una normativa que regule la condiciones en que se admitirá la práctica de la eutanasia, quién puede llevarla a cabo y si los médicos podrán acogerse a la objeción de conciencia. 

Otra proposición de ley registrada el pasado jueves por el grupo parlamentario socialista va en esa dirección y podría solventar este vacío legal si recibe también el apoyo de la Cámara, como solicitaron varias de las formaciones. Esta por ver si lo logrará.

Cada vez más países en todo el mundo

El estado norteamericano de Oregón fue el primero en legalizar, hace más de veinte años, el suicidio médicamente asistido. Poco después, en el 2001, Suiza fue el país que abrió camino en Europa, al que luego se sumaron Holanda, Bélgica, Luxemburgo, mientras en el continente americano se extendía a Colombia, Canadá y otros estados de los EU. “La tendencia es que cada vez más estados y países de cualquier parte del mundo regulen con distintas fórmulas el derecho a la vida”, destaca el preámbulo de la proposición del Parlament de Catalunya.

  

Temas: Eutanasia

0 Comentarios
cargando