Ir a contenido

TRÁFICO AFECTADO POR LA SITUACIÓN POLÍTICA

Los CDR exhiben músculo en el aperitivo de la operación retorno

Los activistas levantan las barreras en tres peajes de la AP-7 y causan problemas en la N-240 y la C-13

Este domingo han regresado al área metropolitana de Barcelona menos de un tercio de los 625.000 vehículos esperados

El Periódico

Marcha lenta en la N-240 entre les Borges y Montblanc.

Marcha lenta en la N-240 entre les Borges y Montblanc. / ESTELA BUSOMS / ACN

Los Comités de Defensa de la República (CDR) han mostrado músculo y marcado la primera jornada de la operación retorno en Catalunya, el aperitivo de lo que será un lunes probablemente más complicado. En un día en que los problemas más destacados en cuanto a circulación se registraron en la A-2 (18 kilómetros de circulación con retenciones a la altura de Castellolí, en dirección a Barcelona), en la N-340 (20 kilómetros a la altura de Comarruga, también hacia Barcelona) y en la AP-7 a la altura de Vilafranca del Penedès, los CDR han copado el protagonismo con acciones en tres peajes de la AP-7 y marchas lentas que dificultaron el tráfico en otras vías.

Hacia las cuatro de la tarde, un centenar de activistas de los CDR levantaron las barreras del peaje de la AP-7 en La Roca del Vallès. Ataviados con chalecos reflectantes y capuchas, taparon las cámaras para impedir la identificación de los vehículos para luego invitar a los conductores a pasar sin pagar. La concesionaria Abertis llamó a los Mossos d’Esquadra. El cuerpo policial envió varias patrullas de tráfico al lugar pero los agentes no tuvieron que intervenir. Al cabo de una hora, los activistas levantaron la protesta y el peaje volvió a funcionar con normalidad.

'Procesiones' y marchas lentas

Acciones similares se registraron en los peajes de El Vendrell y L’Hospitalet de l’Infant. Además, el CDR de Ponent organizó una ‘procesión’ de Semana Santa por la C-13 en el término municipal de Térmens (Noguera). Desfilaron con cruces amarillas y una urna en un altar pidiendo la libertad de los presos políticos y recordando que han pasado seis meses desde la celebración del referendo del 1-O. Causaron un kilómetro de retenciones en ambos sentidos y obligaron a desviar el tráfico por el interior del pueblo. Al mismo tiempo, en la N-240 entre Les Borges y Montblanc, el CDR local organizó una marcha lenta en la que participaron una treintena de vehículos que circularon a una velocidad media de 50 kilómetros por hora. No hubo retenciones destacables.

La situación puede ser peor este lunes, cuando tenga lugar el grueso de la operación retorno en Catalunya. El CDR de Cerdanya desistió a última hora de bloquear la circulación por el túnel del Cadí, pero con la coletilla de "mañana ya veremos". Los miembros del comité se dieron por bien servidos con la incertidumbre que la mera amenaza de corte causó entre los conductores, y lo que interpretan que fue un retorno escalonado como consecuencia de la amenaza. A las ocho de la tarde de este domingo, según el Servei Català de Trànsit (SCT), habían regresado al área metropolitana de Barcelona 169.000 de los 625.000 vehículos esperados.

0 Comentarios
cargando