Ir a contenido

SUCESOS

Disturbios en Lavapiés tras la muerte de un mantero: seis detenidos y diez policías heridos

El senegalés Mmame Mbage murió de un paro cardiaco tras un control

El Periódico / Agencias

Disturbios en Lavapiés tras la muerte de un mantero. / Javier Lizon (EFE)

Disturbios en Lavapiés tras la muerte de un mantero.
Disturbios en Lavapiés tras la muerte de un mantero.
Disturbios en Lavapiés tras la muerte de un mantero.
Disturbios en Lavapiés tras la muerte de un mantero.
Disturbios en Lavapiés tras la muerte de un mantero.
Disturbios en Lavapiés tras la muerte de un mantero
Disturbios en Lavapiés tras la muerte de un mantero.
Disturbios en Lavapiés tras la muerte de un mantero.
Disturbios en Lavapiés tras la muerte de un mantero: seis detenidos y diez policías heridos
Disturbios en Lavapiés.
La sucursal de Caixabank tras el incendio provocado durante los disturbios de Lavapiés.
Disturbios en Lavapiés tras la muerte de un mantero: seis detenidos y diez policías heridos
Disturbios en Lavapiés tras la muerte de un mantero: seis detenidos y diez policías heridos
Disturbios en Lavapiés tras la muerte de un mantero: seis detenidos y diez policías heridos

/

Un total de 10 agentes de la Policía Nacional resultaron heridos durante los disturbios que se produjeron en Lavapiés este jueves por la noche, después de la muerte de un joven mantero senegalés que falleció de parada cardiorrespiratoria en circunstancias que aún se desconocen.

Seis personas, todas españolas y entre ellas una mujer y un menor, fueron detenidas en los disturbios de este barrio madrileño, durante los que se quemaron contenedores y mobiliario urbanoSegún fuentes de la Jefatura Superior de Policía, la intervención de las Unidades de Intervención Policial (UIP) se produjo a partir de las 20:50 horas, tras recibir aviso de la Policía Municipal de Madrid.

Las mismas fuentes señalan que la concentración de un centenar de personas impedía el paso del furgón que trasladaba el cadáver del, identifidado por una red vecinal como Mmame Mbage. Entre los congregados, destacaba la presencia de "gente con palos" y "alzando barricadas". Las circunstancias del fallecimiento del mantero todavía se investigan debido a las diferentes versiones sobre los hechos transmitidas, aunque los compañeros del mantero sostienen que la muerte se produjo después de que fuera perseguido desde la Plaza Mayor hasta Lavapiés, donde sufrió el infarto.

Seis personas de nacionalidad española han sido detenidas y diez policías nacionales han resultado heridos. / EFE VÍDEO

Graves protestas

De los congregados, una veintena de ellos comenzó a quemar contenedores en la zona de la calle del Oso, que une la calle Embajadores con la calle del Mesón de Paredes. Fue necesaria la intervención de los Bomberos del Ayuntamiento de Madrid para apagar los pequeños conatos de incendio.

También arrancaron papeleras y causaron desperfectos en el mobiliario urbano, así como en diversos vehículos y motocicletas. Ante la posibilidad de incidentes, la mayoría de los comerciantes del barrio decidieron cerrar sus establecimientos. 

Batalla campal en el barrio de Lavapiés tras la muerte de un mantero / periodico

Cargas policiales 

La zona estaba siendo vigilada por varios furgones de la Policía Nacional, con los agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP), los conocidos como 'antidisturbios', que tuvieron que cargar después de que varias decenas de personas comenzaran a lanzar botellas y quemaran una sucursal que está a la altura del número 3 de la plaza de Lavapiés. A través de las redes sociales, también se ha denunciado la agresión policial a un ciudadano:

periodico

Pasadas las 22.15 horas, hasta cinco furgonetas de la UIP entraron en la plaza, según fuentes presentes en el lugar, y empezaron a lanzar pelotas de goma mientras que un grupo de manifestantes, al grito de 'Policía asesina' empezaron a lanzar piedras y botellas. 

Uno de los momentos más tensos se vivió con la quema de una sucursal bancaria, que llenó de humo el edificio en el que se encuentra y obligó a desalojar a los vecinos, que pudieron abandonar el inmueble por su propio pie. Los Bomberos del Ayuntamiento de Madrid pudieron  entrar en la plaza para sofocarlo. 

La Policía cortó la zona. De hecho, no se podía acceder desde la Glorieta de Embajadores, donde se posionó Samur, Policía Nacional, Municipal y Bomberos, y desde la calle Mesón de Paredes. Algunos presentes arrancaron señalización de tráfico y rompieron una marquesina en la misma plaza de Lavapiés. También cogieron sillas de las terrazas de Argumosa y las lanzaron.  

La muerte del mantero

El mantero fallecido, Mmame M, de 35 años, no llevaba documentación en el momento de su deceso. Los hechos tuvieron lugar poco antes de las cinco de la tarde a la altura del número 10 de la calle del Oso, según ha precisado un portavoz de Emergencias Madrid. A las 16.53 horas se recibió el aviso de la presencia de un varón en parada cardiorrespiratoria en esa calle. 

Según una vecina de la zona que conocía a la víctima, dos manteros corrían delante de dos policías municipales en moto y uno de ellos se desplomó. La primera atención la hicieron los dos agentes de la Policía Municipal, que comenzaron las labores de reanimación hasta que fueron reemplazados por sanitarios del Samur-Protección Civil, quienes, sin embargo, no lograron reanimar al chico. Ahora, habrá que resolver cómo murió el joven, mientras que la Red Española de Inmigración anuncia que se personará en la causa. 

Carmena investigará

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, lamentó este jueves la muerte del ciudadano subsahariano y aseguró que el Ayuntamiento investigará "a fondo" lo sucedido. El delegado de Seguridad del consistorio, Javier Barbero, aseguró que en el momento en el que falleció no se estaba produciendo "ningún tipo de intervención policía frente a él o contra él". 

Por su parte, la presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes, condenó lo que definió como "revuelta callejera".

Desde PP y Ciudadanos cargaron contra Ahora Madrid por poner en duda la actuación policial, mientras que el PSOE ha pedido mesura y que se aclaren cuanto antes las circunstancias.

Por su parte, el director general de la Policía, Germán López Iglesias, ha dicho que quizá algunos radicales "se pudieron aprovechar" de este suceso. "Esperemos que ya se haya controlado todo y a partir de ahora podamos decir que ha sido una mala noche que se ha pasado", ha sentenciado.

0 Comentarios
cargando