Ir a contenido

El Gobierno defiende a la jueza homófoba porque es una mujer

Bronca en el Congreso entre el Ejecutivo y el PSOE a cuenta de la designación de la magistrada María Elósegui como miembro del TEDH

El Periódico

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, en la sesión de control al Gobierno del Congreso. 

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, en la sesión de control al Gobierno del Congreso.  / JUAN MANUEL PRATS

Ante las muchas críticas que ha recibido la elección de la jueza María Elósegui como representante de España en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), debido a sus comentarios en contra de los homosexuales y transexuales, el Gobierno ha defendido este miércoles su designación con el argumento de los españoles deberían felicitarse de que "por primera vez en la historia una mujer" haya sido seleccionada para el prestigioso tribunal europeo. 

El PSOE, por el contrario, ha cargado contra el Gobierno por elegir a una jueza "integrista y homófoba", que en su opinión supone que España dé un "bochornoso espectáculo ante toda Europa". Ha sido durante la sesión de control al Ejecutivo, en la que se ha producido una bronca entre los socialistas, que han solicitado al ministro de Justicia su dimisión por promover a Elósegui, y Rafael Catalá, que ha defendido contra viento y marea la designación, incidiendo especialmente en el hecho de que la elegida es una mujer. 

El argumento viene a colación porque el PSOE se ha quejado de la promoción del ministro de Economía, Luis de Guindos, al Banco Central Europeo, precisamente porque no es del género femenino. "Vaya contradicción", ha criticado Catalá. 

Asimismo, ha acusado a los socialistas de "torpeza y mezquindad" por oponerse a la eleccion de Elósegui porque tenga "creencias religiosas" y no sea "progresista". "Durante cuántos años más van a repartir ustedes carnets de demócratas", ha sentenciado.