Ir a contenido

Mujeres Separadas y Divorciadas vincula el aumento de denuncias machistas al incremento de la violencia de género

EuropaPress

La presidenta de la Asociación de Mujeres Separas y Divorciadas, Ana María del Campo, ha asegurado que el aumento de las denuncias por violencia de género se debe a que "ha aumentado la violencia contra las mujeres", pero que el Estado "siempre" recoge "menos" víctimas de las que son. "Hay determinados casos en los que el Gobierno decide que hay que investigar, si la investigación concluye en 2018 esa víctima no se contabiliza. Esto son trampas indignantes", ha criticado.

Además, ha advertido de que las mujeres víctimas de violencia de género creen "cada vez menos" en la justicia. "Ojalá pudiéramos decir que las mujeres están denunciando más porque creen más en la justicia, pero la realidad es que creen cada vez menos", ha lamentado.

Así lo ha manifestado este lunes 23 de octubre en declaraciones a Europa Press Ana María del Campo, después de que el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) hiciera públicos los datos sobre violencia de género del segundo trimestre de 2017, entre los que destaca un aumento del 18 por ciento de las denuncias por violencia machista.

Según los datos publicados por el Observatorio, en los juzgados de protección especializados la concesión de medidas de protección aumentó un 4,2 por ciento en el segundo trimestre de este año, con respecto al mismo periodo del año pasado, una cifra que del Campo considera "insuficiente".

VIGILAR AL AGRESOR

En este sentido, ha añadido que cuando una mujer está denunciando violencia de género "hay que decretar orden de alejamiento" porque, en su opinión, la mujer "está diciendo que tiene miedo". "Si una mujer está denunciando violencia hay que otorgar protección, y por lo tanto ordenar el alejamiento", ha recalcado.

"Si se vigila al que agrede se evitará la agresión. Si se vigila a la agredida por teléfono, no es una vigilancia ni es nada", ha apuntado del Campo, que también ha destacado que al que agrede "no se le puede permitir que se acerque a la víctima".

Para la presidenta de la Asociación Mujeres Separadas y Divorciadas, cualquier niño que viva en un ámbito de violencia de género "está sufriendo la violencia directamente". "Hay dos víctimas: la mujer y los niños. Ningún niño puede desarrollarse pacíficamente y felizmente si hay violencia en el domicilio donde vive, por lo que hay que decretar el alejamiento de la madre y suspender cualquier régimen de visitas", ha propuesto.

"Si a un padre no le importa golpear a la mujer en presencia de los hijos, ni es un buen padre ni merece el nombre de padre", ha criticado del Campo, que se ha dirigido a "todos los hombres de buena voluntad" diciendo que está "muy mal que guarden silencio".

"CUALQUIERA QUE LO VEA" TIENE QUE DENUNCIAR

Respecto al retroceso porcentual de las denuncias presentadas por familiares de las víctimas, que suponen en el segundo trimestre de 2017 un 2 por ciento del total, ha señalado que la violencia de género "la tienen que denunciar los familiares, vecinos, amigos y cualquiera que pase y lo vea". "El golpear, insultar o degradar tiene que denunciarlo todo aquel que lo sepa", ha precisado.

Asimismo, del Campo ha denunciado que la guarda y custodia y las denuncias cruzadas son dos tipos de "armas que se están utilizando contra las mujeres". "Si decimos que pegamos lo mismo los hombres que las mujeres, nos hemos cargado la violencia de género por el procedimiento de la mentira, de la falsedad y del engaño", ha añadido, destacando que "los asesinos han sido, son y seguirán siendo determinados hombres contra las mujeres".

Por último, ha subrayado que la custodia compartida es "un arma que utilizan los agresores" porque "el niño ha dejado de importarles". "No ha existido jamás una ley que impidiera al padre maltratador pedir la custodia de los hijos. La custodia compartida es una forma de frenar, parar y dejar a la mujer en una posición de sometimiento", ha concluido.