Ir a contenido

Greenpeace se cuela en una nuclear de Francia

Los ecologistas lanzan fuegos artificiales desde la planta para denunciar la escasa seguridad

La oenegé asegura que las piscinas con combustible usado son más peligrosas que los reactores

France Presse / París

Greenpeace lanza fuegos artificiales en la central nuclear de Cattenom (Francia).

Greenpeace lanza fuegos artificiales en la central nuclear de Cattenom (Francia). / GREENPEACE

Varios activistas de la organización ecologista Greenpeace han sido arrestados este jueves tras entrar en la central nuclear de Cattenom en Lorena, en el este de Francia, y tirar fuegos artificiales para alertar la vulnerabilidad de estas instalaciones ante un posible ataque.

Los fuegos artificiales se dispararon "al pie de la piscina de combustible usado", según relata Greenpeace en su cuenta de Twitter.

Roger Spautz, responsable de la campaña nuclear de Greenpeace Luxemburgo, dijo a la agencia France Presse que, "alrededor de las 5.30 horas, 15 activistas han irrumpido en la central, cruzado las dos puertas de seguridad, para ir a los pies del edificio en el que está la piscina de combustible usado". Allí, dijo, "dispararon un fuegos artificiales".

Spautz declaró que la acción pretende llamar la atención sobre la "fragilidad" de los edificios con piscinas, que no están protegidas, a diferencia de los edificios de reactores.

Piscinas vulnerables

El martes, la misma organización ecologista, a partir de un informe de expertos, denunció que las centrales nucleares francesas son vulnerables a ataques externos. Greenpeace reclamó que se garantizara mejor la acumulación de reservas de combustible usado.

Los ecologistas destacan que estas piscinas, que pueden contener más combustible que los núcleos del reactor, no están protegidas como este último por recintos de contención reforzados. A causa de la evaporación del agua, el combustible puede "calentarse y liberar al medio ambiente gran parte de su radiactividad", subrayó uno de esos expertos, Yves Marignac, director de la agencia que realizó el estudio.

Las consecuencias de un ataque a una piscina sería "potencialmente mayor que un accidente grave en un reactor", advirtió. Francia tiene un total de 63 piscinas de combustible gastado.

Respuesta de EDF

La propietaria de la central, EDF, ha rechazado inmediatamente las acusaciones de Greenpeace, y ha asegurado que las centrales eléctricas francesas son "seguras, bien controladas y muy bien protegidas".

0 Comentarios
cargando