Ir a contenido

Expertos dudan sobre la viabilidad de regular la desconexión laboral

EFE

Expertos de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) han expresado sus dudas sobre la viabilidad de la posible implantación en España de una ley que restrinja la comunicación de la empresa con el trabajador fuera del horario laboral, como ya ha hecho Francia.

La profesora de Estudios de Economía y Empresa de la UOC Eva Rimbau ha opinado en un comunicado que es difícil implantar una ley que englobe todas las actividades porque se podrían generar otros problemas, ya que "hay trabajos o departamentos dentro una empresa en los que la desconexión no tiene ningún sentido".

Según Rimbau, el hecho de que el trabajador pueda distribuir las horas laborales según sus necesidades y conteste mensajes a las seis de la mañana o de nueve a diez de la noche "le permite dedicar horas habitualmente laborables a otras facetas de la vida".

Según un estudio elaborado por la empresa Edenred y la consultoría Ipsos, el 65 % de los trabajadores españoles son requeridos por su empresa fuera del horario laboral y, en el caso de los directivos, la cifra se eleva hasta el 90 %.

Algunos expertos han alertado de que la repetición de estas prácticas puede causar estrés laboral, insomnio y síndrome de agotamiento profesional y es por eso que el profesor del máster universitario de Ocupación y Mercado Laboral de la UOC Manel Fernández Jaria ha considerado que sí que es necesaria una ley que regule la desconexión digital ya que "cualquier medida que mejore el clima psicosocial es aplicable a cualquier empresa".

Dicha medida está siendo estudiada por la Secretaria de Estado de Empleo de España y se basaría en la ley El Kohmri, aplicada en Francia desde principios de año, que impone a las empresas de más de 50 trabajadores que tengan que negociar las condiciones para que sus empleados no se vean obligados a responder el teléfono o correos y mensajes fuera de las horas de trabajo.

Esta norma se establece como un derecho, y nunca como una obligación, de forma que en ningún caso prohíbe el uso de estas herramientas electrónicas, pero sí que protege a los trabajadores que quieran ejercer su derecho a no utilizarlas después de plegar.

Ambos expertos están de acuerdo en la necesidad de negociación entre la empresa y el trabajador, pero la posibilidad de imponer una ley igual para todas las empresas es inviable para Rimbau, que ha señalado que se deben "buscar soluciones que permitan la flexibilidad de trabajar cuando sea mejor para cada uno".

Según los expertos, los beneficios de la desconexión son obvios: el trabajador gana calidad de vida, es propietario de su tiempo libre y mejora la conciliación laboral y familiar.

Para Fernández Jaria, el hecho de recibir un correo electrónico el viernes a última hora de la tarde con demandas del trabajo puede tener un impacto negativo sobre el receptor, que "convivirá con ese problema todo el fin de semana".

En España, más del 90 % de las grandes empresas y el 36 % de las pequeñas empresas facilitan a su plantilla el acceso remoto al correo electrónico, a documentos de trabajo y a aplicaciones fuera del trabajo, según la Encuesta sobre el uso de TIC y comercio electrónico en las empresas del Instituto Nacional de Estadística.