Ir a contenido

En Madrid

Así fue la batalla campal de Majadahonda: 15 agentes heridos tras un macrobotellón

Los disturbios se saldaron con 27 detenidos, siete de ellos menores

El Periódico / Agencias / Madrid

Detenidas 27 personas tras batalla campal en Majadahonda / EFE

El recinto ferial de Majadahonda asistió a una batalla campal en la madrugada del sábado al domingo, durante las fiestas patronales de la localidad.  Los disturbios, que se saldaron con 27 detenidos y 15 agentes heridos entre guardias civiles y policías locales, comenzaron cuando unos jóvenes se pusieron a lanzar botellas contra los agentes en protesta porque no pudieron entrar a la carpa debido por sobreaforo.

Según ha relatado el alcalde del municipio, Narciso de Foxa, tras reunirse con responsables de la Policía Local, Guardia Civil, Cruz Roja y Protección Civil, todo comenzó sobre las 4.40 horas, cuando un grupo de entre 1.000 y 1.500 personas intentaron acceder a la carpa donde actuaba un DJ. Sin embargo, la entrada estaba cerrada ya por sobreaforo y los jóvenes, que venían de un macrobotellón cercano, comenzaron a crear incidentes.

Aunque la carpa tiene capacidad para 8.000 personas, según la normativa del Ayuntamiento no se puede dejar pasar por seguridad a más de 4.000. Ante esta situación, un grupo de jóvenes empezó a protestar y provocar incidentes con los guardias de seguridad, alguno de ellos fue agredido.  

Entonces, llamaron a la Guardia Civil y a la Policía Local, que intervinieron para impedir que los jóvenes entraran a la fuerza en la carpa. Así, detuvieron a varias personas, momento en el que un grupo de jóvenes comenzaron a lanzar botellas y todo tipo de objetos contundentes contra los agentes.  Los desórdenes se extendieron a todo el recinto ferial, "siempre provocados por este grupo de personas, que fueron empujando hacia fuera", ha indicado el regidor. A las 6 de la mañana la situación quedó controlada. 

En total, fueron arrestados 27 jóvenes, acusados de desórdenes públicos, y algunos de ellos también de atentados y resistencia a la autoridad. De ellos, siete eran menores, que han quedado bajo la competencia de la fiscalía del menor. El resto fueron puestos en libertad tras tomárseles declaración, salvo uno, J.E.E., quien ha pasado este lunes ante el juez, que le ha dejado en libertad pero le ha retirado el pasaporte y le ha impuesto la obligación de comparecer cada quince días en el juzgado.

Además, según fuentes de la Guardia Civil, el número de heridos consecuencia de la refriega se eleva a 13 guardias civiles y dos policías locales. Varios de ellos ha precisado puntos de sutura.