Ir a contenido

Cerca de la Diagonal

Un farmacéutico de BCN salva la vida a un hombre con un desfibrilador

El hombre, de 50 años, sufrió una parada cardiorrespiratoria en Sarrià

Efe / Barcelona

Imagen de una farmacia de Sants donde en 2014 también se salvó la vida de otro hombre gracias a un desfibrilador.

Imagen de una farmacia de Sants donde en 2014 también se salvó la vida de otro hombre gracias a un desfibrilador. / DANNY CAMINAL

El titular de la Farmacia Sarrià de Barcelona, Franc Capdevila, salvó la vida de un ciudadano que sufrió un infarto en la calle y se desplomó ante su establecimiento, gracias a un desfibrilador que tenía en el comercio.

Los hechos sucedieron el mediodía del pasado martes, cuando un hombre de unos 50 años sufrió un ataque al corazón y se quedó inconsciente en la acera, frente a la farmacia barcelonesa, ubicada en el número 52 de la Avenida de Sarrià, según la Associació Barcelona Salut.

Según ha explicado a Efe Franc Capdevila, los primeros en auxiliar a la persona fueron un policía local y él mismo, que empezaron a realizar las primeras maniobras manuales de reanimación cardiopulmonar o RCP, ya que el hombre había perdido el pulso y empezaba a tener la cara morada.

Al no reaccionar con estas primeras maniobras, el farmacéutico hizo uso del desfibrilador del que dispone en su farmacia, que detectó la necesidad de empezar a hacer descargas, y a la tercera ocasión que se le aplicó, el hombre recuperó las constantes vitales.

"Cuando llegó la ambulancia al lugar, el hombre ya estaba consciente y respondía a las preguntas, momento en que indicó que se llamaba Enrique", recuerda Franc Capdevila, que siente una "gran satisfacción" por haber instalado el desfibrilador en su farmacia y haber atendido un cursillo para utilizarlo, junto con el resto del personal de la farmacia.

Capdevila ha señalado que le gustaría que este episodio sirviera de "amplificador" para que "todas las farmacias de Cataluña dispongan de medios y conocimientos" para reanimar rápidamente a una persona que sufre un ataque al corazón, pues en estas situaciones "los segundos cuentan".

Nueve salvados desde el 2014

Según ha explicado la Associació Barcelona Salut, que es la que facilita los desfibriladores a las farmacias, se trata de la novena vida salvada desde finales del 2014, cuando se inició la primera fase del proyecto "Barcelona, ciutat cardioprotegida", cuyo objetivo es que todas las farmacias dispongan de estos aparatos, aprovechando que en muchas ocasiones son el primer punto de acceso del ciudadano al sistema de salud.

Actualmente, 121 farmacias de Cataluña disponen de desfibriladores gracias a una iniciativa impulsada por la Asociación de Farmacias de Barcelona (AFB), Associació Barcelona Salut (ABS) y la Fundació Brugada, con la colaboración del gobierno español, el Departamento de Salud y ayuntamientos, colegios profesionales y el patrocino de Ferrer, AXA Seguros, Alliance Healthcare, Menarini y Fedefarma.

Temas: Farmacias

0 Comentarios
cargando