HIJOS DE MALTRATADORES

"Separarme de mi madre fue matarme en vida"

Patricia Fernández, promotora de la asociación contra el maltrato infantil Avanza sin miedo, pone voz a los menores que sufren casos como el Juana Rivas

Patricia Fernández, durante la presentación de la asociación Avanza sin miedo, en la Puerta del Sol de Madrid. 

Patricia Fernández, durante la presentación de la asociación Avanza sin miedo, en la Puerta del Sol de Madrid. 

Se lee en minutos

MANUEL VILASERÓ / MADRID

"Separarme de mi madre fue matarme en vida, nos prohibieron el contacto directo con ella y toda mi familia materna. Nos dejaron en manos de un maltratador, una persona que ponía el coche a 200 kilómetros por hora y amenazaba con estrellarlo con nosotros dentro". Quien habla es Patricia Fernández, que a los ocho años de edad pasó junto a su hermano por algo muy parecido a lo que podrían sufrir los hijos de Juana Rivas, si esta es detenida y sus hijos entregados al padre.

Una sentencia decretó la custodia compartida pese a que sobre el padre pesaban dos condenas por violencia machista. Cuando su abuelo iba a recogerlos al punto de encuentro después de estar con el maltratador los encontraba escondidos bajo la mesa del miedo que tenían. A su madre le retiraron más adelante la custodia, por lo que Patricia califica de "falso síndrome de alienación parental". Fue un auténtico infierno pero que solo duró tres meses. Hasta que su padre los devolvió porque "no los soportaba más".

Más de 10 años después del inicio de su calvario, Patricia creó el pasado mayo la asociación 'Avanza sin miedo', dirigida a apoyar y dar voz a los menores que sufren las consecuencias de la violencia machista. Y desde este altavoz ha proclamado que su madre "fue también Juana". "Obligada por un sistema incompetente e ineficaz, tuvo que entregarnos al maltratador bajo amenaza. Por aquel entonces teníamos 10 y 8 años. Hoy son 11 y 3. Juana son todas las madres. Sus niños son todos los pequeños", ha escrito en la página de la asociación en Facebook.

Un sistema que respalda al maltratador 

Patricia ha contado que lo peor de su experiencia no fueron los años en los que convivió con la violencia sobre todo psicológica ("a veces hubiera preferido recibir una paliza que el machaque mental constante del que cuesta mucho más recuperarse", apunta),  sino darse cuenta de que acudir a las instituciones en búsqueda de auxilio no fue el final del suplicio sino el inicio de otro aún peor.

"Ese fue uno de los palos más duros, darnos cuenta de que no solo no había acabado sino que el sistema respaldaba al maltratador y tenía que continuar sufriendo. El calvario empeoró porque pensaba que los que me iban a proteger al contrario se pusieron al servicio de él. El maltrato no cesa sino que se transforma", lamenta.

'Avanza sin miedo' pretende dar la ayuda que las instituciones no estan dando. Garantizar a estos menores la ayuda que necesitan. “El problema es que los menores no tienen voz. Y están completamente olvidados. Es un espejismo. Legislativamente y socialmente parece que hemos avanzado pero mi caso que ocurrió hace 10 años se sigue repitiendo con crudeza. En la teoría se ha avanzado pero en la práctica no es así”. Son palabras pronunciadas por Patricia el pasado mayo en una entrevista en la Cope. La peripecia de Juana Rivas parece darle toda la razón.

El pacto de Estado contra la violencia machista que el pleno del Congreso debe ratificar en septiembre incluye en veto a la custodia compartida cuando el padre está condenado por maltrato. En el borrador inicial no había ninguna referencia a los casos en que existe una demanda por sustracción internacional de menores, pero se incorporó a última hora tras saltar a los medios de comunicación el caso de Juana.

Te puede interesar

Una vez ratificado por el plenario, el Gobierno dispone de seis meses para poner en marcha las reformas legislativas incluidas en el pacto de Estado.

Para Patricia esta claro que "un maltratador jamás será un buen padre". "Quien piense lo contrario, no ha vivido el maltrato en sus carnes ni en su casa", sostiene.