Ir a contenido

IRREGULARIDADES EN RESIDENCIAS

El Govern zanja el contrato a la gestora de los cuatro geriatricos públicos denunciados

Afers Socials prepara un nuevo concurso para adjudicar estos centros

EL PERIÓDICO / BARCELONA

Familiares y afectados de cinco residencias públicas de ancianos protestan frente a la Generalitat el 15 de junio de 2017.

Familiares y afectados de cinco residencias públicas de ancianos protestan frente a la Generalitat el 15 de junio de 2017. / ALBERT BERTRAN

Dolors Bassa, 'consellera' de Treball, Afers Socials i Famílies, ha anunciado este jueves en el Parlament que no prorrogará los contratos, que expiran a final de año, a las dos empresas gestoras (Ingesan y Asproseat) de las cuatro residencias de ancianos Bertran i OriolaBon PastorMossèn Vidal i Aunós y Alchemika de Barcelona.

La Generalitat prepara un nuevo concurso para delegar la gestión de estos centros a partir del año que viene, en el que se valorarán, entre otras cosas, las propuestas que presenten una oferta de personal por encima de la ratio actual, que es de un trabajador por cada 10 residentes.  

Mientras no se abra el nuevo concurso, y a partir de julio, se aumentará el personal de atención directa a los ancianos por encima de la ratio legal, asegurando un mínimo de 3 gerocultores por planta en las cuatro residencias. El coste extraordinario de personal que supondrá esta medida se asumirá de forma compartida entre las dos empresas adjudicatarias (Ingesan y Asproseat) y la Generalitat.

Además de esta solución provisional, se han impulsado medidas para mejorar la situación de estos centros como aumentar las inspecciones, incrementar las reuniones con las direcciones donde se ha requerido solucionar las irregularidades detectadas, la creación de una mesa técnica para elaborar los reglamentos de régimen interior y el refuerzo de la comunicación con los familiares de los usuarios gracias a los consejos de participación.

PROTESTAS DE FAMILIARES

Tal como avanzó este diario hace varias semanas, algunos familiares de ancianos residentes iniciaron movilizaciones y una recogida de firmas y denunciaron diversas irregularidades como el deterioro y la falta de personal en estas cuatro residencias y en una más a la que la Generalitat abrió un expediente sancionador el miércoles.

Hace tres días, en esta última residencia, se detectó un brote de sarna que afectó a tres usuarios y tres trabajadores y que Afers Socials corroboró gracias a una visita rutinaria.

El pasado lunes, el Ayuntamiento de Barcelona pidió a la Generalitat un nuevo concurso público antes de que terminara el año para “poner fin a la preocupante situación” de las cinco residencias, con nuevas condiciones laborales y una mejora de las ratios de personal en los centros.

0 Comentarios
cargando