"Con 15 años, yo era una persona completamente rota"

Rubén Sáez, un joven superdotado y víctima de 'bullying', ayuda ahora a niños y adolescentes con altas capacidades a afrontar el acoso

Rubén Sáez, en el puesto de venta de petardos en el que ha trabajado esta semana.

Rubén Sáez, en el puesto de venta de petardos en el que ha trabajado esta semana. / ICONNA / GLORIA SANCHEZ

2
Se lee en minutos
MARÍA JESÚS IBÁÑEZ / BARCELONA

Antes de cumplir los 5 años, a los padres de Rubén Sáez ya les dijeron que su hijo "era un niño precoz". "Entonces no se hablaba de altas capacidades y apenas se hacían pruebas para confirmar la superdotación, así que me mandaron al colegio sin más, con los niños de mi edad", cuenta. Poco después de cumplir los 5 años, a Rubén esa precocidad empezó a pesarle como la peor de las cargas. Los niños de su clase de párvulos no tardaron en darse cuenta de que era diferente, decidieron que no pertenecía a su grupo y empezaron a atacarle. "Me gritaban que daba asco, que nadie me iba a querer... ¿Sabes cómo digiere eso un niño de solo 5 años?", explica desde la distancia que dan los casi 20 años que han pasado desde entonces.

Graduado en Psicología, Rubén colabora ahora con la fundación Fanjac de apoyo a niños y adolescentes con altas capacidades trabajando con chavales que, como él, cargan con el peso de ser superdotados y que, por eso, son víctimas de 'bullying'. "Basta con escucharles, con que sientan que no son un bicho raro, que entiendan que lo que les pasa no es culpa suya", señala.

Psicólogo graduado, Rubén Sáez  ayuda a niños y jóvenes con altas capacidades que, como él en su día, sufren acoso

ACOSO CONSTANTE

El paso de Rubén por la escuela no fue fácil. "El acoso era constante, primero con insultos y palabras de menosprecio, luego, en alguna ocasión, hubo golpes", recuerda. "Todo eso son cicatrices que, aunque a uno le parezca que están cerradas, a veces se reabren y duelen mucho", confiesa. Las cicatrices de este joven, que vive en Santa Llogaia d’Àlguema (Alt Empordà) y estos días trabaja eventualmente en una caseta de venta de petardos, son profundas. "A los 11 años, coincidió con la muerte de mi abuelo, una persona a la que yo adoraba, hice una tentativa de suicidio, tratando de saltar por una ventana", cuenta. Poco después empezó a medicarse contra la depresión y a participar en terapias de relación de ser.

Noticias relacionadas

Si la primaria fue difícil, la secundaria ya fue terrible. "El otro día encontré por casa algo que yo había escrito a los 15 años -relata-. Decía que ya no sabía qué más hacer, que yo había cambiado mi forma de ser para que la gente me aceptara, pero que ni aun así me aceptaban". "Tenía 15 años y yo era una persona completamente rota", admite.

En sus charlas por colegios e institutos, Rubén habla mucho de la autoestima, de la valentía, del daño que hacen las risas y los silencios que cubren a los acosadores y de lo importante que es dar un paso al frente, tanto si uno es víctima como si es testigo, contra el acoso escolar.