Ir a contenido

R. J. Palacio: "Es genial que 'Wonder' sirva como vacuna contra el 'bullying'"

La autora de la exitosa novela, que cuenta la historia de un niño con una malformación en la cara, vive hoy su primer Sant Jordi

Cada vez más escuelas utilizan como material pedagógico este relato, que ha vendido cinco millones de ejmplares en todo el mundo

MARÍA JESÚS IBÁÑEZ / BARCELONA

Entrevista a Raquel J. Palacio, autora de la saga de libros Wonder, durante su visita a Barcelona por Sant Jordi.  / RICARD FADRIQUE

Todavía no han levantado las tiendas sus persianas y Raquel Jaramillo Palacio, más conocida como R. J. Palacio (Nueva York, 1963), está ya paseando por la Rambla de Catalunya, en Barcelona. No es la primera vez que visita la capital catalana ("he venido alguna otra vez, anteriormente, con mi familia", precisa), pero sí es este su primer Sant Jordi. "Me parece una fiesta muy linda, con esa tradición de regalarse libros y rosas", dice en un español tiznado con un dulce acento colombiano.

R. J. Palacio es la madre literaria de August Pullman, el protagonista de 'Wonder', una novela que lleva vendidos cinco millones de ejemplares en todo el mundo. Tras tres secuelas centradas en otros tantos personajes secundarios, la autora anuncia que no descarta preparar "una o dos historias más".

Publicada en España en el 2012 (por La Campana, en catalán, y Nube de Tinta, en castellano), el relato de este niño afectado por una grave malformación facial se ha convertido también, gracias al boca-oreja que han impulsado miles de adolescentes, en una referencia educativa. Muchas escuelas lo usan para tratar el acoso escolar con sus alumnos.

"Este va a ser mi primer Sant Jordi, y me parece una tradición muy linda, con los libros y las rosas"

-¿'Wonder' está pensado para ser un material pedagógico? Eso nunca lo imaginé, la verdad. Pero ha ocurrido. Y me parece genial que sea así. En Estados Unidos está incluso entre las lecturas curriculares. Los profesores lo utilizan para plantear a sus alumnos debates sobre valores humanos y sociales o para tratar, por ejemplo, temas como el 'bullying.' Creo que es un libro que, pese a hablar de sentimientos, no es melodramático, sino que hay cierto sentido del humor. Algunos hablan de él como una vacuna contra el 'bullying'. Al ser una narración que discurre desde distintas perspectivas, permite analizar los distintos roles que se producen en esas situaciones.

-¿Qué le llevó a escribirlo? El origen fue un episodio que viví hace ocho o nueve años en Nueva York. Estaba esperando delante de una heladería a que mi hijo mayor, Caleb, que entonces tendría unos 11 años, saliera con unos batidos, cuando una niña con una grave malformación craneofacial vino a sentarse junto a mí y mi hijo menor, Joseph. Pensé para mis adentros que probablemente cuando Joseph, que solo tenía tres años, la viera se iba a echar a llorar, así que decidí levantarme discretamente para evitar que esa situación y que la niña sintiera heridos sus sentimientos. No lo logré. Caleb salió de la heladería y le dije que se pusiera en marcha, pero se le cayeron los batidos. Mientras Joseph, como yo había sospechado, arrancaba a llorar porque había visto a la niña. En estas, oí a la madre de aquella niña decir Creo que ha llegado el momento de irse y me sentí fatal. Por querer proteger a mi hijo, había hecho daño a aquella familia... Esa misma noche empecé a escribir 'Wonde'r.

-¿Volvió a ver a aquella madre? Nunca más. Regresé unas cuantas veces a la heladería, pero jamás los localicé. A veces he pensado que ese momento que para mí fue tan grave, quizás para ellos no lo resultó tanto, que no fue algo relevante, porque tal vez ya se habían visto en esa situación en muchas otras ocasiones.

-Hablando de madres... ¿Por qué decidió que la de August, su protagonista, fuera brasileña? Quise que fuera una madre latina, como yo y como mi propia madre, que era colombiana. Tenemos una manera muy particular de criar, de educar y de proteger a nuestros hijos. Es una forma de maternidad que, al menos en Estados Unidos, nos distingue. Creo que la madre de August se parece a mí y que la abuela tiene algo de mi madre.

-¿Habló con sus hijos de lo ocurrido en la heladería? Lo hablamos, claro. Les pregunté como se sentían... De hecho este es un episodio que sale reproducido en el libro. Es una escena en la que Jack Will, uno de los amigos de August en el instituto, recuerda la primera vez que lo vio por el barrio. Allí explica cómo se sintió.

-¿Conocía la enfermedad antes de escribir sobre ella? ¿Cómo se documentó sobre estos niños? ¡No sabía absolutamente nada sobre ella! Empecé a escribir el libro a partir del punto de vista de August y, si se fija, mientras es él quien habla, no aparecen apenas detalles sobre su cara. Porque él lo ve como algo normal. Es Via, la hermana del protagonista, la que explica al lector cómo es realmente el niño. Fue entonces, cuando me puse a escribir esa parte, cuando investigué sobre esta enfermedad.

-Usted no era entonces escritora... Cierto. Yo trabajaba como ilustradora y diseñadora gráfica. Escribía para mí misma, pequeños relatos personales.

-¿Alguna vez esperó un impacto cómo el que ha tenido 'Wonder'? Francamente no. Mi preocupación al principio era ver si llegaba a publicarlo... Y siempre pensando en que si me lo publicaban, sería un libro que leerían mi familia y mis amigos.

"Creo que cada joven ha encontrado  en ‘Wonder’ un personaje con el que identificarse"

-¡Pues ha llegado a cinco millones de lectores! Sí, imagínese, ha sido increíble... Yo soy la primera encantada con eso.

-El éxito ha sido, en buena medida, por la gran respuesta que ha tenido entre los adolescentes. ¿Qué cree que han visto en él? Desde luego, este no es un libro de vampiros, ni sobre unos juegos del hambre o mundos paralelos, que es lo que les gusta a los chicos de esas edades. Pero yo creo que cada uno, de una manera u otra, se han visto identificados en alguno de los personajes. Como es un libro que habla sobre las relaciones entre las personas, sobre la amistad y los temas que les preocupan, pero siempre desde un punto de vista amable, creo lo han visto como algo cercano a ellos.

-Utiliza un lenguaje muy de su edad. La verdad es que no me concentré demasiado en el lenguaje. Opté por las frases cortas y sencillas. Por un lenguaje sencillo y sin adornos. Pienso que la literatura juvenil ha de ser algo accesible para ellos, no debemos pretender que los jóvenes suban al nivel lingüístico de los autores, sino que hemos de ser los autores quienes vayamos a su nivel.

-Y ahora se prepara ya la película. ¿Le preocupa que se rompa la magia de 'Wonder'? Sí me preocupa, pero estoy satisfecha con lo que he ido viendo del film. El niño protagonista Jakob Tremblay, el protagonista de 'The Room', ha sabido meterse en el papel y creo que no decepcionará.

"Tras la victoria de Trump, hablé con mi familia  de venir a vivir aquí, a Barcelona. Al final no lo haremos"

- Como autora de un libro que habla de la tolerancia, de la amabilidad, del respeto mutuo... ¿cómo recibe hechos como el ascenso de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos? ¿Quiere que le confiese una cosa? Cuando supimos de la victoria de Trump, mi familia y yo llegamos a hablar de trasladarnos a vivir aquí, a Barcelona. Pero luego, más fríamente, analizamos lo ocurrido y vimos que hay que quedarse allá para luchar por nuestras ideas y para que no se impongan las suyas. Porque esas ideas no son las de la mayoría de los americanos, por mucho que ganara esas elecciones.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.