Ir a contenido

medio ambiente

Varapalo de la justicia europea a España por su gestión en 61 vertederos en desuso

El Tribunal de la UE sentencia que el gobierno no ha adoptado medidas para garantizar un tratamiento de residuos acorde con la legislación comunitaria

SILVIA MARTINEZ / BRUSELAS

El vertedero ilegal de neumáticos de Seseña, en Madrid, tras el incendio.

El vertedero ilegal de neumáticos de Seseña, en Madrid, tras el incendio. / ISMAEL HERRERO / EFE

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha sentenciado este miércoles que España no ha adoptado las medidas para garantizar una tratamiento de residuos acorde a la legislación comunitaria en 61 vertederos incontrolados ya en desuso situados en su mayor parte en Canarias, aunque también en las provincias de León, Málaga, Mallorca, Ávila, Burgos y Palencia, entre otros lugares.

“España ha incumplido sus obligaciones al no haber adoptado las medidas necesarias para asegurar que los residuos sean tratados como establece el derecho de la Unión, sin poner en peligro la salud humana ni dañar el medio ambiente y, en particular, sin crear riesgos para el agua, el aire, el suelo, la fauna y la flora”, sentencian los jueces. Tras este nuevo varapalo a España, la Comisión Europea espera que las autoridades españolas “cierren y sellen” definitivamente los vertederos en cuestión. “Evaluaremos de cerca la ejecución de la sentencia del Tribunal y daremos los pasos necesarios”, han valorado fuentes del Ejecutivo comunitario tras la sentencia.

TRATAMIENTOS INADECUADOS

Según el tribunal, España no ha demostrado durante el juicio que hubiera adoptado las medidas exigidas antes del plazo límite del 26 de septiembre del 2014. Es más, considera que los vertederos en cuestión han funcionado “durante un largo período de tiempo de manera incontrolada e ilegal”, y que los residuos vertidos en ellos “no han sido tratados de la manera adecuada para reducir los efectos negativos en el medio ambiente”.

La Comisión Europea decidió abrir un procedimiento de infracción contra España en marzo del 2007, tras constatar que sus autoridades no habían adoptado las medidas necesarias para asegurar una gestión acorde con las normativa europea de los residuos de los vertederos incontrolados. Siete años después, y tras nuevos intercambios de información, Bruselas lanzó un ultimátum en relación a 63 vertederos incontrolados en desuso pero que seguían por aquel entonces sin sellar ni regenerar de acuerdo con la normativa comunitaria.

España no respondió satisfactoriamente a los requerimientos. Según Bruselas, las autoridades españolas siguieron sin asegurar una gestión de residuos adecuada en 61 vertederos y decidió llevar el caso ante el Tribunal de Justicia de la UE porque el hecho de que esta situación se prolongara durante tanto tiempo tuvo como consecuencia “una degradación significativa del medio ambiente”.

SEGUNDA SENTENCIA EN DOS AÑOS

España se defendió ante el tribunal europeo aduciendo problemas económicos, la habilitación posterior de líneas de financiación específicas para acondicionar los vertederos restantes y argumentando que no existe ningún basurero incontrolado en funcionamiento. Sus argumentos no han convencido finalmente a los jueces europeos. Se trata de la segunda vez en dos años que el Tribunal de Justicia de la UE afea a España por incumplir las normas en materia de gestión de residuos. En febrero de 2016, los jueces ya condenaron al gobierno por no adoptar medidas a tiempo para garantizar la clausura de otros 30 vertederos. Un caso que sigue sin estar resuelto y podría ser objeto de una segunda denuncia ante la corte europea y que podría terminar esta vez en multa. Además, la Comisión Europea mantiene abierto otro procedimiento de infracción y ha lanzado un ultimátum a España en relación a un tercer caso que afecta a otros 291 vertederos incontrolados

Temas: Basura