11 jul 2020

Ir a contenido

Convocado un paro de mujeres el 8 de marzo

Grupos feministas animan a las catalanas a dejar de trabajar media hora

La huelga se celebra en 50 países para exigir igualdad de condiciones laborales

Manifestación del Día Internacional de la Mujer en Barcelona.

Manifestación del Día Internacional de la Mujer en Barcelona. / FERRAN SENDRA

Será solo durante media hora, entre las 12.00 y las 12.30 horas, pero el impacto, si todas se suman, puede ser mayúsculo. Varias entidades feministas han llamado a todas las mujeres catalanas a secundar el próximo miércoles, 8 de marzo, Día de la Mujer Trabajadora, un paro de empleo, cuidados y consumo, que muestre la unidad femenina contra "las violencias machistas" y las desigualdades de género, que aún se perpetúan.

La convocatoria parte de la plataforma Vaga de Totes, que surgió el 2014 promovida por varios colectivos feministas, y llama a apoyar el paro internacional que se seguirá ese mismo día en alrededor de 50 países de todo el mundo. Se trata, afirman las promotoras, de una forma "abierta" de protesta, que puede seguirse con acciones como paralizar las tareas domésticas y de cuidados, la producción y el consumo, así como llevar una prenda de color violeta o negro.

La protesta busca, asimismo, defender aspectos como la regulación de unas condiciones de trabajo dignas para las mujeres, en igualdad con los hombres, el reconocimiento de las diferentes identidades de género y el derecho al aborto libre y gratuito. Pero sobre todo pretende dar visibilidad al trabajo que realizan las mujeres en todas las sociedades.

APOYOS DIVERSOS

Uno de los que apoyan la propuesta es el sindicato de maestros USTEC, que sugiere salir a las puertas de los centros de trabajo al mediodía para protestar ante la actual "involución social" que están viendo los derechos de las mujeres, tanto en lo económico como en leyes como la del aborto en España.

La plataforma Ca la Dona ha llamado a la manifestación, prevista a las 19.00 horas en Barcelona, para reclamar el fin de la brecha salarial, el reconocimiento del trabajo de cuidados y doméstico -además de que este sea compartido- y una educación libre de valores patriarcales, en un manifiesto bajo el lema La revolución imparable de las mujeres.

La presidenta de la Plataforma Catalana de Suport al Lobi Europeu de Dones, Rosa Maria Fernández, ha calificado de necesarios los paros y manifestaciones ante los retrocesos que están viendo los derechos de las mujeres, que pueden aumentar con el auge de la extrema derecha en Europa. Ha animado a secundar el paro internacional para romper con la "invisibilización" de las desigualdades, ante la creencia de que ya se ha avanzado mucho, y realizar un toque de atención generalizado, tanto a la sociedad como al sector privado y político, según ha recogido Europa Press.

La coordinadora de la Comisión de Igualdad de Dones Juristes, Marisa Fernández, ha añadido, por su parte, que bajo la afirmación de que ya existe la igualdad hay una intención de "apagar el feminismo", y ha llamado a salir a la calle ante las 21 mujeres que han muerto por violencia machista desde el inicio del 2017.