Ir a contenido

Navidades entre camillas

La mayoría de los afectados por la epidemia de gripe reconocen que van directamente al hospital, sin pasar por el ambulatorio

Los médicos atribuyen la saturación que sufren estos días a los recortes de los últimos años

MARÍA JESÚS IBÁÑEZ / BARCELONA

Dos pacientes en un hospital. 

Dos pacientes en un hospital. 

A Marta, que acaba de llevar a su madre al Hospital del Mar de Barcelona, la gripe le está amargando la Navidad. Es la tercera vez en pocos días que acude a urgencias acompañando a su progenitora y está nerviosa porque, al final, después de haber sido enviada a casa las dos ocasiones anteriores, la enferma ha tenido una de sus habituales crisis de asma. La van a ingresar, le han dicho ahora los médicos.

“Es que con ella siempre ocurre lo mismo, al principio no parece nada, pero a poco que se complique, termina necesitando oxígeno”, cuenta Marta a las puertas de la sala de espera. Su madre forma parte del grupo de pacientes a los que los médicos denominan ‘hiperfrecuentadores’, por la gran cantidad de veces que cada año visitan los servicios de urgencias. Los equipos sanitarios de atención primaria los tienen perfectamente identificados.

Este jueves, prosigue Marta, han venido directas al hospital porque “no valía la pena volver a pasar por el ambulatorio como las otras veces”, afirma rotunda. “Yo misma, cuando he pasado por su casa a primera hora, ya he visto que estaba muy apurada y que le costaba respirar”, argumenta.

"La gente todavía no conoce qué son y cómo funcionan los CUAP", reconoce el sindicato Metges de Catalunya

Marta es una de las pocas acompañantes, entre los que esta mañana guardan turno en el servicio de urgencias del Hospital del Mar, que antes de acabar aquí han recurrido a un CUAP (centro de urgencias de atención primaria). Son muy pocos, entre los que esperan en la reducida sala, casi todos con ojeras profundas y en silencio, los que han pasado por el ambulatorio antes de llegar al hospital.

INFORMACIÓN Y CONFIANZA

“El problema es que el CUAP es un recurso que todavía no se conoce lo suficiente, harán falta unos años más para que la gente lo incorpore a sus rutinas”, observa Josep Maria Puig, médico nefrólogo y uno de los jefes de guardia que tiene el centro sanitario barcelonés. Puig, que es también secretario general del sindicato Metges de Catalunya, suma al desconocimiento la “percepción que todavía tiene mucha parte de la población de que en el hospital, como hay especialistas para todas las patologías, serán atendidos más rápidamente”.

Craso error, asegura. “Con los recortes de los últimos cinco años, los hospitales han perdido 1.200 camas, y eso no ha hecho más que aumentar la presión asistencial y las esperas”, afirma el médico. “Esta epidemia de gripe llega, pues, en un momento en que la situación está más tensionada que nunca y ha sido la gota que ha colmado el vaso”, protesta.

MÁS TRANQUILO QUE AYER

A la una del mediodía, la cifra de personas que ya han pasado la primera criba en las urgencias del Hospital del Mar y que esperan a ser atendidas por un especialista es de 98 personas, de las que solo una decena precisan de atención inmediata. La mayoría, 78 pacientes, tienen afecciones de nivel 3, es decir, no requieren de una intervención de emergencia porque su enfermedad no reviste gravedad. Casi todo son gripes.

“Esto no es nada, tendríais que haber visto cómo hemos estado el resto de la semana”, comenta una auxiliar que se ha tomado un minuto de descanso. “Todos pensamos que como esta noche vienen los Reyes y mañana es un día de fiesta, debe de haber pacientes que, mientras puedan, prefieren quedarse en casa”, apunta. El lunes, con la vuelta al cole de los niños, podría volver a haber otro pico de pacientes, se teme.

"Esto no es nada, tendríais que haber visto cómo ha estado el hospital el resto de semana", decía este jueves una auxiliar

El Hospital del Mar es uno de los que estos días han registrado un mayor alud de usuarios de urgencias. El Institut Català de la Salut (ICS) informa de que desde el 29 de diciembre y hasta este martes, pasaron por el centro hospitalario casi 1.800 personas. Y aunque es un porcentaje ligeramente inferior al de la semana anterior, “hay que tener en cuenta que el hospital está muy justo de efectivos por las vacaciones de Navidad”, señala. 

0 Comentarios
cargando