Ir a contenido

COMICIOS EN LA UB

Joan Elias: "Busco la renovación frente al 'ancien régime' de Rubiralta"

El catedrático de Matemáticas ha sido el más votado en la primera vuelta de las elecciones a rector

MARÍA JESÚS IBÁÑEZ / BARCELONA

Joan Elias, catedrático de Matemáticas y candidato a rector de la Universitat de Barcelona.

Joan Elias, catedrático de Matemáticas y candidato a rector de la Universitat de Barcelona. / FERRAN SENDRA

Las elecciones más reñidas de la Universitat de Barcelona (UB), con siete candidatos en la primera vuelta celebrada el lunes, se completarán el jueves, 1 de diciembre, con una segunda ronda a la que concurren Joan Elias y Màrius Rubiralta. Finalmente, Joan Guàrdia, uno de los aspirantes a priori favoritos en estos comicios, no optará al rectorado. Guàrdia ha pedido este martes un recuento de los votos, pero apenas unas centésimas le han dejado fuera, pese a haber obtenido, en números absolutos, más votos que el candidato Rubiralta.

Este diario ha hablado al catedrático de Matemáticas, Joan Elias. (En este enlace, encontrarán la entrevista con Màrius Rubiralta)

Joan Elias (Barcelona, 1956), catedrático de Matemáticas, ha sido, en la primera vuelta de las elecciones a rector de la UB, el candidato preferido por los estudiantes y el personal de administración y servicios de la universidad. Y el segundo más votado por los profesores. Su candidatura se ha impuesto con un 25,96% del voto ponderado, frente al 25,84% de Rubiralta y el 25,64% de Guàrdia.

-Enhorabuena, ha sido el aspirante más votado... ¿lo esperaba? Sabíamos que la pugna estaba entre tres candidatos, que estábamos muy igualados y que cualquier resultado que se pudiera obtener iba a ser un poco como una tómbola. De hecho, fíjese, la diferencia entre el primero y el tercero es de tan solo 32 centésimas. 

-Y el jueves, segunda vuelta, ¿ha hablado ya de pactos o alianzas con los candidatos que no han pasado? He mantenido ya un primer contacto con Norbert Bilbeny y con el mismo Joan Guàrdia. ¿Por qué con ellos dos? Pues porque creo que tenemos programas muy próximos, que hay gente en sus equipos que podría haber ido perfectamente en el mío y porque, en definitiva, somos tres listas que representamos una renovación frente al ‘ancien régime’ o el ‘stablishment’ que representa Màrius Rubiralta.

Joan Elias

CATEDRÁTICO DE MATEMÁTICAS

Para pagar los cuatro cursos de Derecho, una familia media ha de dedicar el sueldo de todo un año

-Pero usted también tuvo responsabilidades en el rectorado. Fue vicerrector en los primeros tiempos de Dídac Ramírez... Sí, pero llevo ocho años dedicándome exclusivamente a dar clases y a investigar. No he hecho oposición a Ramírez como sí han hecho otros... Lo mío es el Álgebra, soy un apasionado de mi trabajo, llevo desde los 24 años en esto y si finalmente no llego a ser rector, no tendré ningún inconveniente en volver a las aulas. ¿Quiere que le enseñe una cosa? Mire, este es el programa de un congreso internacional sobre Álgebra y Geometría que se celebra esta semana en la universidad y en cuya organización he participado.

-¿Cómo ha vivido esta campaña electoral?¿Cuáles cree que son ahora mismo las preocupaciones de la UB? Depende de los colectivos, claro. Pero he visto especialmente preocupados a los estudiantes por las tasas que pagan, las más caras de España y las cuartas más caras de Europa. Le doy un dato: para que un hijo pueda sufragar los cuatro años de un grado como Derecho, una familia media ha de dedicar el sueldo de todo un año.

-¿Y qué propone? Pues una rebaja, programada en el tiempo, de hasta el 30% de los precios actuales. En estos años de crisis, el peso del gasto universitario se ha trasladado a las familias y eso no debería de ser así. Los alumnos están pagando más que antes y están recibiendo un servicio peor, porque no ha habido inversión...

-Y encima el profesorado está más envejecido. Exactamente. Las plantillas no se renuevan por limitaciones presupuestarias y nos encontramos con unos profesores mal pagados y con unas perspectivas de futuro muy poco prometedoras. Eso también hay que revertirlo.