Ir a contenido

DEBATE EDUCATIVO

La huelga de deberes enciende un vivo debate en la red

La carta de una madre a favor de las tareas se convierte en un fenómeno viral

Los promotores del boicot celebran haber suscitado esta discusión pedagógica

MARÍA JESÚS IBÁÑEZ / BARCELONA

Estudiantes de la Escola del Mar de Barcelona hacen los deberes en el colegio.

Estudiantes de la Escola del Mar de Barcelona hacen los deberes en el colegio. / JOAN CORTADELLAS

Aunque sea solo por el debate ciudadano que se ha generado, habrá valido la pena. El seguimiento de la huelga de deberes convocada para los fines de semana de este mes de noviembre por las familias de alumnos de las escuelas públicas será difícilmente cuantificable, pero el impacto que la iniciativa ha tenido en las conversaciones, públicas, privadas y a través de las redes sociales, que en los últimos días han mantenido padres, profesores y los propios alumnos, es ya significativo. 

Partidarios y detractores del boicot, defensores de los valores positivos de unos deberes bien ajustados y opositores acérrimos de las tareas escolares se han enzarzado en debates -la mayoría, discusiones constructivas y con argumentaciones pedagógicas- que han superado en ocasiones los marcos de la comunidad educativa. Como muestra, la carta que la madre de dos niñas, Nuria Pérez, autora de un blog sobre educación, ha escrito en defensa de la labor que realizan los maestros y, de paso, en apoyo de los deberes. En poco más de 48 horas, la misiva ha sido compartida en Facebook por más de 10.000 personas.

El fenómeno es muy similar al que el pasado verano provocó en Italia un padre contrario a los deberes con otra carta, esta manuscrita, enviada a los maestros de su hijo y que generó un encendido debate público en aquel país

En ese caso, recogido por la prensa internacional, el progenitor, Marino Peiretti, informaba a los profesores de que su hijo Mattia no había hecho los deberes de verano porque, en lugar de eso, habían aprovechado para "hacer largas rutas en bicicleta, hacer vida de campo o gestionar la casa y la cocina". "Hemos construido juntos su escritorio y le he ayudado, escuchándolo y apoyándole, en su principal interés: la programación y la electrónica", proseguía el padre.

La crítica más feroz que se ha hecho al boicot convocado en España por la confederación de asociaciones de padres de alumnos (Ceapa), que parte de un planteamiento muy parecido al del padre italiano, es cómo acciones como esta ponen en cuestión el trabajo de los profesores. Las opiniones que los docentes han expresado en este debate ciudadano sobre los deberes han ido, en casi todos casos, dirigidas a esta cuestión. No se trata, dicen, de prohibir o no los deberes, sino de ver cómo aprende cada alumno y valorar si es necesario que complete su aprendizaje haciendo alguna tarea específica en casa. 

ÉXITO ROTUNDO

Para el presidente de la Ceapa, José Luis Pazos, la campaña ha sido, en su primer fin de semana, un "éxito rotundo", fundamentalmente porque "ha puesto el debate sobre la mesa". Pazos ha defendido también la posibilidad de que estas tareas se regulen mediante una norma y que los deberes sean objeto de discusión de cara a un posible pacto educativo.

Pazos ha explicado que la entidad que preside ha recibido "decenas" de correos cada día de padres y también docentes pidiendo información sobre la iniciativa. "Por resumir, de cada diez correos, seis se mostraban a favor, tres querían debatirlo, pero apuestan por la racionalización de los deberes y uno era contrario a la campaña", ha informado.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.