22 feb 2020

Ir a contenido

temporal en catalunya

Vilassar de Mar, Cabrils y Cabrera de Mar pedirán la declaración de zona catastrófica

La Policía Local de Vilassar rescató el jueves a seis personas que quedaron atrapadas en sus vehículos tras cruzar por una zona prohibida

Protección Civil mantiene activada la prealerta en previsión de que hoy haya fuerte oleaje en el litoral entre el Barcelonès y el Empordà

Vehículo en cuyo interior falleció un vecino de Mataró al ser arrastrado por el agua con su vehiculo en la riera de Cabrils.

Vehículo en cuyo interior falleció un vecino de Mataró al ser arrastrado por el agua con su vehiculo en la riera de Cabrils. / DANNY CAMINAL

Los ayuntamientos de Vilassar de Mar, Cabrils y Cabrera de Mar pedirán la declaración de zona catastrófica a causa de los daños causados por las lluvias torrenciales del pasado miércoles, según han anunciado los alcaldes de los tres municipios del Maresme. El alcalde de Vilassar de Mar, Damià del Clot, ha destacado que quieren atender todos los daños, para lo que necesitan recursos económicos.

De la misma manera se ha expresado la alcaldesa de Cabrils, Lina Morales: "Queremos la declaración de zona catastrófica no sólo por los daños en el espacio público y rieras, también para ayudar a los particulares que han sufrido daños en sus casas". Los tres municipios están en pleno proceso de evaluación del valor económico de los desperfectos provocados por las fuertes lluvias de los últimos días y calculan que tardarán, como mínimo, una semana en cuantificar los daños.

INFRAESTRUCTURAS Y EQUIPAMIENTOS

Las tres poblaciones han sufrido desperfectos en infraestructuras, vía pública, equipamientos y rieras. Técnicos de la Agència Catalana de l'Aigua se desplazaron el jueve a Cabrils para evaluar las consecuencias de las riadas. Lina Morales ha destacado que, gracias a los trabajos de mantenimiento que hacen periódicamente desde el ayuntamiento, los daños fueron menores de lo que podía haber sido.

Los alcaldes han insistido en la importancia de que la ciudadanía haga caso de las indicaciones de los cuerpos de seguridad cuando haya episodios de fuerte lluvia. Aunque la intensidad del agua caída el jueves fue menor que la del miércoles, la Policía Local de Vilassar de Mar tuvo que rescatar a seis personas que estaban en dos vehículos y quedaron atrapadas en una de las rieras del municipio, aunque las señalizaciones prohibían el paso.

Los tres municipios, que tienen un mes para hacer los trámites necesarios para pedir la declaración de zona catastrófica, también han anunciado que se acogerán a las ayudas anunciadas por la Diputación de Barcelona, que ha establecido una línea de 4 millones de euros para las poblaciones del Maresme afectadas por las fuertes lluvias. Los alcaldes han hecho estas declaraciones tras mantener un minuto de silencio en la plaza del Ayuntamiento de Vilassar de Mar en memoria del vecino de Mataró que perdió la vida el pasado miércoles cuando su coche fue arrastrado  por la riera de Cabrils que conecta con Vilassar.

MÁS DE UN MILLAR DE LLAMADAS AL 112

Desde el inicio de las tormentas de ayer por la tarde, los Bomberos de la Generalitat han atendido 437 avisos, la mayoría de ellos en la región metropolitana norte (362), casi todos ellos en la comarca del Maresme. A las ocho de la noche, las precipitaciones afectaban a diversos puntos de Catalunya, pero especialmente al Barcelonès y, al igual que ocurrió el miércoles, también al Maresme sur. Desde el inicio del episodio hasta las seis de la tarde del jueves, el teléfono de emergencias 112 ha recibido 1.023 llamadas relacionadas con las lluvias.

Los avisos estaban relacionados principalmente con acumulaciones de agua, inundaciones de bajos, patios y subterráneos, filtraciones, incidencias en la red de cloacas y también con el rescate de vehículos. En las afueras de Llinars del Vallès (Vallès Oriental) el viento de la tormenta ha hecho caer un árbol de grandes dimensiones sobre un vehículo en el kilómetro 12 de la carretera C-251. El viento formó un pequeño tornado que atravesó buena parte de la población y que provocó este incidente, que no causó daños personales porque el conductor resultó ileso.

La lluvia también provocó problemas con el suministro eléctrico en algunas poblaciones, como Vidreres (Selva).

Protecció Civil de la Generalitat mantiene activado el plan PROCICAT en fase de prealerta por la previsión de olas superiores a los 2,5 metros desde la mitad norte del litoral de Barcelonès hasta el Empordà. Se prevé que el fuerte oleaje se alargue hasta el sábado, especialmente en el litoral del Baix y el Alt Empordà.