29 feb 2020

Ir a contenido

temporal trágico en catalunya

La tormenta batió récords en Cabrils con 220 litros por metro cuadrado

La intensidad alcanzada en media hora fue la mayor en la historia reciente de las estaciones automáticas del Meteocat

Las montañas del litoral actuaron como palanca para la condensación de la humedad procedente del mar

ANTONIO MADRIDEJOS / BARCELONA

Los equipos de emergencia trabajan en la riera de Cabrils, a la altura de Vilassar de Mar, para rescatar el cuerpo del hombre que perdió la vida en la noche del miércoles.

Los equipos de emergencia trabajan en la riera de Cabrils, a la altura de Vilassar de Mar, para rescatar el cuerpo del hombre que perdió la vida en la noche del miércoles. / ACN

La tormenta que barrió anoche buena parte de Catalunya, y que costó la vida a un vecino de Mataró que fue arrastrado en su coche por el agua en la riera de Vilassar de Mar, alcanzó en la comarca del Maresme registros excepcionales tanto en cantidades acumuladas como en intensidad.

En Cabrils se contabilizaron 220 litros por metro cuadrado, récord desde el inicio de las observaciones en 1971, y además 85 fueron en apenas 30 minutos, lo que supone el mayor registro de agua en ese lapso de tiempo en toda la historia de la red de estaciones automáticas del Servei Meteorològic de Catalunya (SMC-Meteocat). Los 85 litros superaron los 75 litros que se acumularon en Olot en un episodio el 10 de junio del año pasado. Además, en el minuto de máxima intensidad, hacia las siete de la tarde del miércoles, se recogieron 5,6 litros de agua por metro cuadrado, un aguacero realmente torrencial.

Los 400 litros de 1994 en el Priorat

La situación geográfica de Catalunya la hace muy proclive a lluvias torrenciales y, de hecho, se tiene constancia de precipitaciones aún más intensas en fechas relativamente recientes. El mayor episodio fue probablemente la que afectó a diversas comarcas de Tarragona, especialmente el Priorat, el 10 de octubre de 1994, con registros que superaron los 400 litros por metro cuadrado en un día en L'Aljorfa, Porrera o Prades. Las trombas derrumbaron edificios antiguos y causaron daños muy cuantiosos a carreteras, puentes e infraestructuras de telefonía y electricidad. En toda Catalunya se contabilizaron una decena de muertos.

Vilassar de Mar también se situó en valores récord. La estación del observador Meteovilassar recogió el miércoles 205 litros por metro cuadrado (y 257 si se incluyen las precipitaciones ya en horario de hoy, jueves). Según datos del Meteocat y de la red Meteoclimatic, otras cantidades destacadas correspondieron a Premià de Mar, con 153 litros, Mataró (121 litros), Cabrera de Mar (102 litros), Tordera (102 litros), Alella (93 litros) y Arenys de Mar (81 litros), entre otros observatorios.

LA FORMACIÓN

El carácter de la lluvia fue excepcional, pero el fenómeno que la ocasiona es relativamente habitual en el litoral Mediterráneo, explica Antonio Conesa, delegado en Catalunya de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). Por una parte, la formación de una borrasca en el sur de Portugal proyectaba un frente frío en altura que fueron atravesando la Península hacia el mar; por otra, había un flujo de vientos de sur y sureste que se recargaban de humedad en el mar y llegaban a tierra. "La combinación de estos factores es la que da lugar a las intensas tormentas", añade. El abundante vapor de agua, resultado de un mar aún bastante cálido, entra en contacto con el frío y se inicia el proceso.

A todo ello debe sumarse el efecto de palanca que en el Maresme ocasionan las estribaciones montañosas costeras, la sierra de Marina, prosigue el delegado de la Aemet en Barcelona. "Las montañas obligan al aire a ascender, a subir la ladera. Y entonces se enfría, se satura, y llueve", dice. Por ese motivo, los precipitaciones en estas situaciones siempre son mucho más importantes en la vertiente marítima que en el Vallès. "Era una situación muy bien prevista. La Aemet ya emitió el martes por la noche un aviso en previsión de grandes acumulaciones de agua", concluye Conesa. 

EPISODIOS ANTERIORES

En líneas generales, la tromba fue la más intensa sufrida por la comarca del Maresme en las últimas dos décadas, superando incluso las que se registraron en agosto del 2002 y septiembre de 1996. En el primer caso se recogieron, por ejemplo, 248 litros por metro cuadrado en Montgat y 220 en Badalona en un episodio que se prolongó entre la noche del 31 de julio y la madrugada de 1 de agosto. Esa misma tormenta dejó más de 160 litros en la ciudad de Barcelona. En cuanto a las lluvias torrenciales de 1996, las mayores cantidades correspondieron a Cabrils (149) y Vilassar de Dalt (132). También en aquella ocasión hubo que lamentar una víctima mortal en una situación similar: una riera se llevó por delante un coche con su conductor.