Ir a contenido

El número de corridas de toros en España ha caído casi el 70% en una década

Mientras que en el 2007 hubo tres al día, en el 2015 se redujeron a una

El movimiento antitaurino gana fuerza en numerosos municipios y comunidades

NACHO HERRERO / VALENCIA

El museo de la plaza de toros Monumental, en Barcelona, este jueves.

El museo de la plaza de toros Monumental, en Barcelona, este jueves. / JOAN PUIG

La inminente sentencia del Tribunal Constitucional que previsiblemente anulará el veto de la lidia vigente en Catalunya desde hace seis años llega en un momento muy bajo de la tauromaquia. En el 2007 hubo en España casi tres corridas de toros al día, en el 2015 apenas hubo una diaria. Además, la concentración territorial se intensifica. En el 2015 casi el 70% de las corridas se realizaron en Andalucía, Madrid, Castilla y León y Castilla La Mancha.

Los datos del Ministerio del Interior y del de Cultura no dejan lugar a duda, aunque sí a interpretaciones y los debates y enfrentamientos son cada vez más encendidos. En apenas seis meses se han vivido dos multitudinarias manifestaciones, en marzo en Valencia a favor de los toros y en septiembre en Madrid pidiendo su abolición. Además, la llegada de fuerzas de izquierda a algunos ayuntamientos ha propiciado cambios. En la provincia de Valencia, por ejemplo, más de una decena de municipios han prohibido festejos con toros; algunos como Xàtiva, donde también se han prohibido las corridas, tras referéndums municipales, y otros, como Valencia, donde se prohibió el ‘bou embolat’ y el ‘bou amb corda’, tras acuerdos entre los partidos que gobiernan.

CÓRDOBA RETIRA LAS SUBVENCIONES

La ciudad de Córdoba, de larga tradición taurina, también retiró a principios de año las subvenciones a espectáculos que incluyeran el maltrato animal, incluidas las hasta hace poco sagradas corridas de toros.

En Euskadi, informa Aitor Ubarretxena, la sociedad está profundamente dividida entre los amantes de la tauromaquia y quienes quieren desterrar un espectáculo que tachan de anacrónico y sanguinario. Los segundos han sido capaces de convencer al alcalde de San Sebastián, el peneuvista Eneko Goia, para que convoque una consulta sobre las corridas el próximo año. Sin embargo, un recurso de la delegación del Gobierno central en el País Vasco ha provocado que un juzgado eche por tierra la iniciativa, que no contaba con el preceptivo visto bueno de Madrid.

En todo caso, en Euskadi se suceden las contradicciones. Mientras Goia defendía la consulta que podía acabar con la prohibición de la ‘fiesta’ en la capital donostiarra, sus compañeros de partido en Bilbao defienden a ultranza las corridas. Aún más llamativa es la posición de EH Bildu y sus militantes, que en localidades guipuzcoanas como Deba o Azpeitia son seguidores acérrimos de la tauromaquia, mientras en el resto de Euskadi reclaman su erradicación.

En las Islas Baleares los partidos del Pacte que sostienen el gobierno se habían comprometido a retomar este mes la tramitación de una ley de bienestar animal que supondría el fin de las corridas, pero ahora han decidido esperar a conocer la sentencia del Constitucional sobre la prohibición en Catalunya. Eso sí, si hay declaración de inconstitucionalidad buscarán otro camino para llegar al mismo sitio.

TORDESILLAS, PUNTO DE INFLEXIÓN

Pero el debate no se ciñe exclusivamente a las corridas, también están en cuestión el resto de festejos taurinos. Según los datos del Ministerio de Cultura, la totalida de los acontecimientos taurinos pasó de 2.290 en el 2011 a 1.736 en el 2015, lo que supone un descenso del 24%. 

Para Ana Bayle, secretaria de la junta directiva del PACMA, convocante de la manifestación de Madrid y principal impulsor del movimiento antitaurino, la tendencia ya no tiene vuelta atrás y el punto de no retorno se superó en mayo con la supresión del Toro de la Vega de Tordesillas. “Fue un punto de inflexión y propició un efecto dominó. Muchos municipios han empezado a no subvencionar festejos con toros, es algo impropio de sociedades desarrolladas”, celebra Bayle.

Desde el otro lado de la barrera, aceptando los datos, la visión es distinta. "No creo que tenga que ver con el desapego de la afición sino más bien con una situación económica brutal, es reflejo de lo que ha pasado en el cine o el teatro", asegura José Miguel Soriano, abogado de la Fundación Toro de Lidia, que impulsó la manifestación de Valencia. Además, recalca que las prohibiciones de algunas administraciones también han influido y su opinión en eso es clara. "Desde el 2013 la tauromaquia es bien de interés cultural y cualquier normativa contra las corridas de toros o festejo taurino es absolutamente contraria a la ley, y las anteriores como la de Barcelona esperamos que también lo sean", señala.

Para Bayle, si se confirma que el Constitucional tumba la ley catalana será en parte por la fuerza que ha hecho el lobi que defiende los toros, pero será solo “una ultima llamada de auxilio de un sector que se está muriendo porque no hay interés, hay un cambio generacional, hay más empatía, los valores han cambiado”. Soriano, en cambio, habla de "salud absoluta en cuanto a la gestión". Pero quien de verdad se ve fuerte es el PACMA, acaso el único partido de izquierda que no tema a unas terceras elecciones y eso que en las últimas ya fue la gran sorpresa con casi 300.000 votos. Además, anuncia que su campaña ‘Misión Abolición’ incluye también la presentación de una propuesta en el Congreso de los Diputados para abolir las corridas en toda España y la entrega en los parlamentos catalán y valenciano de todas las firmas que han recogido en los últimos meses contra los ‘bous al carrer’.