Ir a contenido

polémica cita estudiantil

El Saloufest cede al rechazo y abandona la población de la Costa Daurada

El controvertido festival universitario dice 'adiós' a Salou por las presiones institucionales y del sector turístico

ESTHER CELMA / TARRAGONA

Participantes en el Saloufest, en el 2013.

Participantes en el Saloufest, en el 2013. / JOAN REVILLAS

Ilovetour, la empresa del gigante turístico TUI impulsora del Saloufest, ha cedido al rechazo del sector turístico, el Ayuntamiento de Salou y la Generalitat y ha anunciado que no volverá a organizar el controvertido festival de universitarios británicos. La compañía también alude a la presión mediática y de la policía, que ha multado, según ellos, a estudiantes de cien universidades británicas por hechos "inofensivos" y "legales". Una queja que contrasta con las pocas sanciones, la mayoría por orinar y consumir alcohol en la calle, que en realidad se han impuesto. Los 16 años de festival contabilizan un puñado de incidentes graves: una denuncia por agresión sexual de una estudiante por parte de un compañero, un atropello con un herido leve y dos heridos -uno de ellos, muy grave- por precipitarse desde la terraza de su hotel.

Los organizadores también se quejan de las múltiples y "preocupantes" inspecciones administrativas "simplemente por su colaboración con el evento", a empresas que han participado en el polémico festival, que se vendía cara a la galería como una combinación de fiesta y deporte, si bien en su promoción aludía a borracheras, descontrol y sexo.

UNANIMIDAD DEL SECTOR

Lloret también rechaza el festival

La empresa organizadora ha intentado trasladar el festival Saloufest a Lloret de Mar bajo el nombre de Sportvest, con el mismo formato de oferta de fiesta y deporte. Según IloveTour, podría acoger 10.000 estudiantes, pero  negociaciones con el consistorio no han prosperado. Las autoridades municipales consideran que el alud de estudiantes británicos "podría ser demasiado para los servicios de la población", además de "provocar una alta presión mediática". La localidad trabaja para deshacerse del estigma del turismo de borrachera y su alcalde, Jaume Dulsat (CiU), confirma el rechazo municipal a este tipo de paquetes turísticos y avanza que, visto el rechazo que suscitan en Catalunya, probablemente la empresa organizadora ofrezca el festival a Italia.

Saloufest se celebraba siempre en los días previos y posteriores a la Semana Santa y, según los cálculos del operador, en plena temporada baja ha traído 100.000 visitantes con un impacto económico de alrededor de 5 millones de euros anuales.  Sin embargo, se quejan los organizadores, las presiones ejercidas durante los dos últimos años son tal obstáculo que hacen "prácticamente inviable realizar programas para el segmento del turismo juvenil en la región".

El adiós del Saloufest llega justo un día antes de que el sector turístico de Tarragona en bloque, incluido PortAventura, haga público un manifiesto por el que se comprometen a no contratar ningún paquete que promocione el alcohol y el sexo, sin citar explícitamente al festival universiario. Fuentes de la Federación de empresarios turísticos de Tarragona muestran su atisfacción de que las presiones hayan dado sus frutos y señalan que Saloufest solo supone el 0,005% de los visitantes.

LA IMAGEN DE SALOU

El alcalde de Salou, Pere Granados (FUPS) aplaude el adiós del polémico festival, al que tacha de “pan para hoy y hambre para mañana”. Granados recuerda que el municipio recibe dos millones de turistas anuales y que el vacío que dejarán los estudiantes se llenará fácilmente con otras alternativas.

El alcalde se ha felicitado de que “por fin” el “sector privado haya entrado en razón” y suspenda un paquete turístico que daña “la imagen y el buen nombre de Salou”. Sin embargo, fuentes de una asociación de empresarios de Salou vinculados al sector del ocio nocturno han roto una lanza a favor del festival y han recordado que “el invierno es muy largo” y los estudiantes “ayudaban a abrir antes los negocios”.