27 oct 2020

Ir a contenido

TRAGEDIA EN EL MARESME

Desalojado otro bloque de pisos afectado por la explosión de Premià de Mar

El mal estado de la vivienda siniestrada dificulta la investigación sobre las causas de la deflagración

Será determinante para las pesquisas la declaración del superviviente de la casa donde se produjo el estallido

J. G. ALBALAT / MARÍA JESÚS IBÁÑEZ / BARCELONA

Uno de los vecinos sube acompañado por un bombero a su vivienda para recoger algunas pertenencias personales.

Uno de los vecinos sube acompañado por un bombero a su vivienda para recoger algunas pertenencias personales. / JULIO CARBÓ

La violencia de la explosión, presumiblemente provocada por un escape de gas, que el domingo se produjo en el centro urbano de Premià de Mar (Maresme) y que causó la muerte de una vecina y 17 heridos, provocó una onda expansiva que ha llegado más allá de lo inicialmente calculado. Los efectos de la deflagración, que según los afectados originó "una lluvia de cristales" en varios bloques del vecindario, ha obligado a desalojar este lunes a los vecinos de un nuevo inmueble, el del número 39 de la calle Elisenda de Montcada, perteneciente a la misma manzana de edificios.

La medida, decidida a media tarde, después de que técnicos de los Bomberos de la Generalitat y del Ayuntamiento de Premià de Mar inspeccionaran la zona en compañía de un equipo de ingenieros, también afecta a una parte de los habitantes del edificio colindante al siniestrado, que ya habían regresado a sus casas. Concretamente han vuelto a ser evacuados los ocupantes de las viviendas situadas en las puertas primeras de cada planta. Además, los vecinos del bloque donde se produjo la explosión, el 196-198 de la Gran Via de Lluís Companys, no podrán volver a entrar en él para recoger los enseres que les faltan, "por las malas condiciones que presenta el inmueble", ha acordado los técnicos.

INVESTIGACIÓN DE LAS CAUSAS

El mal estado de este edificio está dificultando las labores de los Mossos d’Esquadra para intentar esclarecer si la deflagración, con casi toda posibilidad de gas, fue intencionada o fortuita. Fuentes de la investigación han asegurado a este diario que todas las hipótesis continúan abiertas. Será determinante para las pesquisas la declaración del superviviente del piso siniestrado que se encuentra hospitalizado en estado crítico con quemaduras en un 30% de su cuerpo. 

Los agentes que se encargan de la investigación siguen reuniendo pruebas para determinar por qué se produjo la explosión, aunque se han encontrado son que el interior de la vivienda en que vivía la víctima está destrozado. No se descarta, incluso, que no se llegue a determinar cómo se ocasionó la deflagración, tal y como ocurrió en la explosión que se produjo el pasado 11 de julio en el barrio del Besós en la que fallecieron una niña de seis años y su hermano de cuatro. En aquella ocasión no se pudo establecer qué ocurrió exactamente.

Eso sí, el 'conseller' de InteriorJordi Jané, ha afirmado este lunes sobre el siniestro de Premià de Mar que “todo apunta a que es una explosión de gas por la potencia de la deflagración”, aunque ha repetido que todas las hipótesis continúan abiertas y se está investigando todo. Falta el resultado de la inspección ocular técnico-policial del edificio 196-198 de la Gran ViaGas Natural ya hizo una inspección de las tuberías de gas comunitarias de las finca, no encontrando ninguna anomalía. La administradora del inmueble aseguró a este diario que la red se había renovado hace poco más de un año.

Los agentes están interrogando a vecinos del inmueble y se está a la espera de la autopsia de la mujer fallecida en la explosión. El juzgado ha decretado el secreto de las actuaciones. Uno de los puntos a aclarar es la relación con la víctima de la persona que se hallaba en su domicilio durante la explosión. Algunos de los  vecinos consultados por este diario han dicho que eran pareja.