Ir a contenido

"Volvió del monte y se le puso la pierna negra"

Los habitantes de San Juan del Molinillo, el municipio donde se infectó el fallecido de fiebre hemorrágica, muestran su extrañeza por el fatal desenlace

La familia está muy preocupada por el posible contagio de una de sus hijas, que está embarazada

MANUEL VILASERÓ / MADRID

San Juan del Molinillo.

San Juan del Molinillo.

Raúl, el hombre de 62 años fallecido en Madrid por la picadura de una garrapata infectada por el virus de Crimea- Congo, había nacido en el pueblo abulense de San Juan del Molinillo y pasaba siempre las vacaciones y muchos fines de semana en esta población. A mediados de agosto, tras regresar de una excursión por el monte, "notó que le había picado algo". Cuando la pierna comenzó a ponérsele "negra", se fue a Madrid, donde tras una semana falleció sin que los médicos hubiesen acertado en diagnosticarle la enfermedad que en realidad padecía: una fiebre hemorrágica mortal que es la primera vez que se contagia en Europa Occidental.

Los vecinos de San Juan cuentan que la familia está muy preocupada por la posibilidad de que alguno de sus miembros se haya contagiado, especialmente por una de sus dos hijas, que está embarazada. Todos están siendo objeto de vigilancia por parte de la Comunidad de Madrid, su lugar de residencia, salvo una tía y una prima de la víctima que viven en San Juan. A ellos se les ha recomendado que se tomen la temperatura "una o dos veces al día", según ha explicado el alcalde, Ángel Herranz. 

ENTERRADO EL VIERNES

Los paisanos de Raúl han reaccionado con extrañeza a la noticia, de la que se han enterado por los medios de comunicación. “Toda la vida ha habido garrapatas y nunca había sucedido nada”, expresaba uno de ellos al ‘Correo de Burgos’. Raúl tenía una casa en la pedanía de Villarejo, que daba pared con pared con la de sus padres. Además, en la cercana localidad de Navarredondilla vive una de sus dos hijas con los nietos del difunto.

El alcalde de la población ha explicado que sus vecinos están "sensibilizados pero no alarmados". Herranz ha añadido que los vecinos están "alucinados" por el fatal desenlace en una semana, porque tenía "toda la vitalidad y la salud del mundo". Raúl fue enterrado el pasado viernes en el cementerio de la población abulense.

0 Comentarios
cargando