Ir a contenido

avance médico

Unos investigadores generan y logran mantener en cultivo células madre renales

El descubrimiento abre las puertas al desarrollo de terapias destinadas a reemplazar riñones enfermos

El trabajo lo ha encabezado el español Juan Carlos Izpisúa

Juan Carlos Izpisúa, en una foto de archivo cuando estaba al frente del Centro de Medicina Regenerativa de Barcelona. 

Juan Carlos Izpisúa, en una foto de archivo cuando estaba al frente del Centro de Medicina Regenerativa de Barcelona.  / XAVIER GONZALEZ

Un equipo multidisciplinar de científicos, integrado por investigadores de diferentes nacionalidades y dirigidos por el español Juan Carlos Izpisua, profesor del Laboratorio de Expresión Génica del Instituto Salk de EEUU, ha desarrollado un nuevo método que permite generar una fuente inagotable de células progenitoras (o células madre) de riñón humano. En el trabajo también han participado Josep Maria Campistol y otros especialistas del Hospital Clínic de Barcelona.

En opinión de Izpisúa, "tener una fuente inagotable de células progenitoras de riñón podría ser el punto de partida para generar órganos funcionales en el laboratorio, así como una forma de empezar a aplicar terapias celulares a riñones cuya función está disminuida".

Los intentos previos para mantener en cultivo células progenitoras de nefrona, la única estructural básica del riñón, habían fracasado ya que las células morían o perdían gradualmente su capacidad de desarrollo. Sin embargo, ahora se ha conseguido capturarlas y mantenerlas en cultivo.

Estas células presentes en la fase inicial del desarrollo del riñón se podrían utilizar para generar tejido renal, con el fin de estudiar la fisiología del propio riñón o cualquier enfermedad que afecte a este órgano.

Células progenitoras de las nefronas (NPC) solamente existen, al menos en seres humanos, durante una breve etapa inicial del desarrollo embrionario, ya que más tarde evolucionan para dar lugar a nefronas, que son las unidades funcionales del riñón y responsables de la filtración de la sangre y excreción de la orina. Por lo tanto, en humanos adultos, no hay posibilidad de generar tejido renal nuevo que pudiera sustituir al tejido renal dañado tras una enfermedad.

EMBRIONES DE RATÓN

En un primer momento, los investigadores trabajaron con células NPC aisladas de embriones de ratón para desarrollar las condiciones que les permitiera mantenerlas en cultivo 'in vitro' en su estadio progenitor.

Así, descubrieron que, cultivándolas en 3D, en lugar de hacerlo en placa bidimensional, y utilizando una nueva mezcla de moléculas y factores de crecimiento, podían capturarlas, mantenerlas vivas y dividirlas en el laboratorio indefinidamente. Seguidamente demostraron que estas células así cultivadas podían ser inducidas y convertirse en nefronas funcionales que se comportan como tales tanto en el laboratorio, como cuando son trasplantadas en animales.

La generación de progenitores renales humanos abre las puertas al desarrollo de nuevas terapias destinadas a reemplazar órganos enfermos, así como a la simulación y estudio de enfermedades humanas en el laboratorio.

De hecho, en colaboración con el Hospital Clinic de Barcelona, se están empezando a desarrollar los primeros protocolos preclínicos para el posible traslado de estos conocimientos al estudio de determinadas enfermedades renales.

Además, actualmente este equipo investigador está trabajando en el cultivo de otros tipos de células progenitoras, necesarias para generar un riñón completo. 

0 Comentarios
cargando