Ir a contenido

COWORKING RURAL

"Las distancias hoy tienen otro sentido"

Lucas Palau trabaja para un despacho de abogados de la City de Londres desde Riba-roja

CARMEN JANÉ / BARCELONA

Lucas Palau, en el ’coworking’ Zona Líquida de Riba-roja.

Lucas Palau, en el ’coworking’ Zona Líquida de Riba-roja. / JOAN REVILLAS

Se puede trabajar para un despacho de abogados de la City de Londres desde Riba-roja (Ribera d’Ebre). Al menos durante un tiempo. Lo demuestra Lucas Palau, que utiliza el 'coworking' Zona Líquida como oficina mientras él y su esposa esperan a que nazca su hija, aproximadamente dentro de un mes. “Mis padres viven aquí, pero yo me fui a estudiar a Lleida y a trabajar primero en Barcelona y luego por unos años en Miami y ahora en el Reino Unido. Mi idea es volver allí pero pedí permiso a la empresa para trabajar a distancia porque quería que mi hija naciera en Riba-roja”.

Con sandalias y polo, y no con la corbata habitual, este responsable de finanzas especialista en recursos humanos prepara informes desde su portátil como si estuviera en su despacho británico gracias a conexiones privadas seguras y a telefonía por internet. “La única condición que me puso mi jefe fue que cumpliera con el horario”, afirma.

El gran obstáculo para mantener este estilo de trabajo, avisa, son las reuniones. “Hay vuelos baratos a Londres desde Reus, no sería demasiado problema. Las distancias hoy tienen otro sentido. En nuestra oficina de Londres se incentiva a que la gente trabaje en casa al menos un par de días a la semana y se comparten las mesas, porque los alquileres de oficinas en la City son estratosféricos y hay que optimizar el espacio”, explica.

Sus compañeros de juventud, afirma, ya no viven en Riba-roja. “Tan solo Pilar (otra abogada coworker) trabaja entre Barcelona y aquí, y alguno más. El resto están todos fuera”. Es la generación de profesionales que quiere rescatar el ayuntamiento para dar vida al pueblo.