Ir a contenido

Un bombero artista planta un cementerio de 1.293 cruces en el bosque quemado de Òdena

Cada cruz, hecha con troncos carbonizados, representa una de las hectáreas arrasadas hace un año

EL PERIÓDICO / EL BRUC

El bombero y artista Marc Sellarès en el bosque de cruces que ha creado en la zona del incendio de Ódena.

El bombero y artista Marc Sellarès en el bosque de cruces que ha creado en la zona del incendio de Ódena. / MARC VILA

Un cementerio de cruces hechas con árboles y ramas carbonizados en el incendio de Òdena (Anoia) de hace justo un año es el resultado del trabajo realizado por el artista visual y cabo de los bomberos de Barcelona Marc Sellarès. Este martes ha plantado la última de las 1.293 cruces (una por cada hectárea arrasada por el fuego) que forman un bosque situado entre los municipios de El Bruc (Anoia) y Sant Salvador de Guardiola (Bages), localidad de donde es el artista.

"Convertir los árboles en cruces es como un ritual de duelo por el bosque y, como un duelo dura un año, hoy instalo la última cruz", ha explicado Sellarès tras concluir la obra en la que ha trabajado a diario desde que empezó en agosto del año pasado. El artista ha configurado un paisaje efímero porque la vegetación volverá a crecer y cambiará la imagen desoladora actual, ha explicado Sellarès, que el año pasado interrumpió sus vacaciones para para participar en las labores de extinción.

El 'Bosc de les creus', nombre con el que se ha bautizado la obra, está situado junto a la carretera BP-1107 en una zona completamente devastada por las llamas en el Coll de la Massana. El objetivo de su autor es simbolizar la desolación que transmite la zona calcinada."Hoy se cumple el primer aniversario de aquel incendio y hoy he acabado el proyecto", ha explicado Sellarès, que ha hecho algunas de sus cruces en árboles de 12 metros de altura.

Temas: Incendios Arte