SANFERMINES 2016

Un guardia civil, entre los cinco detenidos por violación

El sospechoso es alumno de la academia del cuerpo en Baeza

Unas mujeres muestran el símbolo de la campaña contra las agresiones sexistas en Sanfermines durante la manifestación ciudadana.

Unas mujeres muestran el símbolo de la campaña contra las agresiones sexistas en Sanfermines durante la manifestación ciudadana. / ÁLVARO BARRIENTOS (AP)

1
Se lee en minutos

Uno de los cinco hombres detenidos el jueves en Pamplona por su presunta vinculación con la agresión sexual sufrida horas antes por una joven es alumno de la Academia de la Guardia Civil de Baeza, en Jaén. Así lo han señalado a Efe fuentes próximas al caso, ocurrido en la madrugada del primer día de las fiestas de San Fermín, cuando una joven fue introducida en un portal del Ensanche pamplonés por cinco varones, que abusaron de ella.

Horas después, tras la denuncia de la víctima y gracias a los datos aportados por ella, agentes de la Policía foral localizaron en la plaza de toros de Pamplona, en la suelta de vaquillas posterior al encierro, a cuatro hombres que coincidían con la descripción y cuyo seguimiento policial permitió detectar a un quinto. Los cinco fueron detenidos en una actuación coordinada y llevada a cabo por la Policía foral y la Policía Municipal, encargada de la investigación.

MANIFESTACIÓN

Miles de ciudadanos y representantes institucionales llenaron en la noche del jueves la plaza del Ayuntamiento de Pamplona para mostrar su rechazo a la agresión sexual. Tras conocerse la agresión, el ayuntamiento, el Gobierno de Navarra y el Parlamento foral expresaron su rechazo y animaron a la ciudadanía a participar en la concentración. Muchos de los asistentes llevaban el símbolo que refleja el rechazo a las agresiones sexistas en Sanfermines, una mano roja extendida con el lema No es no.

Noticias relacionadas

Las peñas de San Fermín también se movilizaron durante la tarde en los aledaños de la plaza de toros para expresar su repulsa por la agresión. El ayuntamiento se reafirmó en el «rechazo a cualquier tipo de agresión, violencia o actitud sexista que se produzca» en la ciudad y se ha comprometido a «colaborar para eliminar las agresiones sexistas y mejorar la seguridad para las mujeres en todo tipo de entornos».

Precisamente, para intentar combatir la violencia sexista, Pamplona ha reforzado este año las medidas de seguridad con la colocación de cámaras de alta definición en diversos puntos de la ciudad para poder identificar a los posibles agresores, así como el despliegue de más policías, uniformados y de paisano, en las calles. El ayuntamiento puso en marcha, antes de las fiestas, la campaña Por unas fiestas libres de agresiones sexistas, que, además del material informativo, amplía el horario de las oficinas que atienden a las mujeres que han sido objeto de alguna agresió.