29 may 2020

Ir a contenido

POSIBLE NUEVO CASO DE SOBORNOS

La investigación por las obras del AVE en la Sagrera destapa otra trama de funcionarios corruptos

De los documentos incautados se desprenden pagos de una constructora a empleados públicos de dos ministerios, el Ayuntamiento de Madrid y la Comunidad de Madrid

La fiscalía anticorrupción solicita a la jueza de Barcelona que se encarga de las pesquisas por malversación que remita el material a los juzgados de la capital de España

J. G. Albalat

Agentes de la Guardia Civil custodian la sede de Isolux Corsán en Barcelona durante el registro judicial en mayo del 2014.

Agentes de la Guardia Civil custodian la sede de Isolux Corsán en Barcelona durante el registro judicial en mayo del 2014. / EFE / MARTA PEREZ

La investigación judicial y de la Guardia Civil sobre supuestos sobornos malversación de fondos públicos en las obras de la estación del AVE en la Sagrera, en Barcelona, ha puesto al descubierto una presunta trama de pagos por parte de una importante constructora a funcionarios públicos de diferentes organismos, como el Ayuntamiento de Madrid, la Comunidad de Madrid o, incluso, los ministerios de Medio Ambiente y de Fomento. Las sospechas se basan en unos documentos hallados en mayo del 2014 en la sede de la empresa Isolux Corsán y en los que aparecen listados de personas, con indicación de su cargo y una cantidad de dinero.

La Guardia Civil realizó el 5 de mayo del 2014 una macrooperación sobre presuntos cohecho y malversación de fondos públicos vinculados a la estación del AVE. Coordinados por un juzgado de Barcelona y por el fiscal anticorrupción Emilio Sánchez Ulled, los agentes registraron las sedes de Adif en Madrid y Barcelona, así como la de Corsan, adjudicataria de obras ferroviarias. Se llegaron a realizar hasta nueve detenciones, incluidas las de varios altos cargos de la línea de alta velocidad.

En la sede de la constructora en Madrid, y más concretamente en el despacho de uno de sus directivos, el investigado Antonio G. T., se hallaron una serie de documentos que, en opinión de la fiscalía, podrían ser “reveladores de conductas indiciariamente delictivas” diferentes a las investigadas sobre la estación del AVE de la Sagrera. Como la trama ahora descubierta radica en Madrid, el fiscal Sánchez Ulled ha solicitado a la jueza de Barcelona que lleva el caso del AVE que remita copias de estos documentos y un archivo informático a los juzgados de la capital de España por si las conductas que de ellos se desprenden pudieran ser constitutivas de posibles delitos de cohecho activo y pasivo.

LISTADOS COMPROMETIDOS

El fiscal relata en su informe, al que ha tenido acceso EL PERIÓDICO, que la Guardia Civil encontró en la sede de Corsán en Madrid listas con nombres, cifras y otras indicaciones que “apuntan a que funcionarios públicos de diferentes rangos pudieran haber estado recibiendo beneficios pecuniarios” de la constructora.

Así, en las oficinas de Corsan se hallaron dos folios que contienen una relación de personas con nombres, teléfonos, dirección de envío y cargo público, a los que se asignan diferentes cifras con el símbolo del euro (de 50 a 500). Los entes públicos referidos en estos documentos son el Canal Isabel II, el Ayuntamiento de Madrid, la Comunidad de Madrid (direcciones generales de Carreteras y de Infraestructuras), Metro de Madrid y una serie de consorcios de naturaleza desconocida.

La Guardia Civil también encontró un folio titulado 'Relación Madrid Edificación' que incluye el listado de ocho personas con indicaciones de su cargo y una columna con cifras de 500, 400 y 300, pero sin símbolo alguno. Las entidades a las que pertenecen serían la Universidad Alfonso X, Arproma (Arrendamientos y Promoción de la Comunidad de Madrid), EMS San Fernando (empresa municipal del suelo de San Fernando), Emsule (empresa municipal del suelo de Leganés) y IVMA (Instituto de la Vivienda de Madrid).

Asimismo, los agentes se incautaron en la constructora investigada de otros dos folios con una serie de nombres y apellidos, o de iniciales y apellidos, divididos en dos grupos titulados 'MMA' y 'MF', con cifras que van de los 300 a 6.000, se supone que euros, pues al margen aparece la indicación de 'metálico' o 'TECI'. Esta última anotación puede corresponder a tarjetas regalo de un centro comercia.

Los informes policiales señalan que en el disco duro intervenido en el despacho de otro directivo de Corsán se ha localizado un archivo denominado 'Transportes Navidad 2012' en el que algunos de los nombres incluidos en el mismo parecen corresponderse con los que figuran en los manuscritos. En dicho archivo informático, esos nombres van ligados a determinados cargos de los ministerios de Medio Ambiente y de Fomento. Ello permite interpretar que las siglas MMA y MF se refieren precisamente a esos ministerios.

Desembolsos "injustificados" y, por lo tanto, "ilícitos"

El fiscal anticorrupción de Barcelona, Emilio Sánchez Ulled, destaca en su escrito que de los documentos incautados puede desprenderse que la constructora Insolux Corsán "ha proporcionado beneficios económicos a diversos funcionarios pertenecientes a entes relacionados con las contratas públicas", desconociendo, eso sí, si ello se ha hecho por mera consideración al cargo ocupado o a cambio de algún tipo de actuación pública.


La acusación pública sostiene que la cuantía de esos supuestos pagos es reducida en algunos caos, pero en otros resulta elevada, repitiéndose en dos años sucesivos. Pero en todo caso, según la fiscalía, se trataría de "beneficios injustificados" y, por lo tanto, "ilícitos".