Ir a contenido

Estudiantes encerrados en la UdL agreden a periodistas

La tensión se ha desatado cuando trabajadores del centro han entrado en el despacho del rector para recriminar la protesta

LAURA BIELA / LLEIDA

Estudiantes encerrados en la UdL agreden a periodistas
Estudiantes de Lleida, contra los medios de comunicación.

/

El encierro que desde hace dos semanas mantienen un puñado de jóvenes en la Universitat de Lleida (UdL), para protestar contra la presencia policial en el campus central, ha desembocado este jueves en momentos de alta tensión, después de que algunas de las personas que ocupan el despacho del rector se hayan enzarzado en un crispado cruce de insultos y gritos con periodistas. Los profesionales de los medios de comunicación increpados cubrían la rueda de prensa que la asamblea de estudiantes de Letras había convocado para anunciar que se desmarcaban completamente del encierro. Un cámara de televisión y un fotógrafo han sido agredidos.

El rifirrafe se ha producido a media mañana, cuando un grupo de trabajadores de la UdL, formado por profesores, personal de administración y servicios y estudiantes, se han acercado al despacho del rector y han comunicado a los allí presentes que no estaban de acuerdo con la protesta que llevan a cabo desde el pasado 17 de mayo. La acción la motivó el hecho de que la profesora Inma Manso, que es también subdelegada del Gobierno central en Lleida, decidiera, en abril pasado, ir a la universidad con escolta policial

Los ocupantes tienen una visión distinta de los hechos. Consideran que "han ido a desalojarlos de malas maneras, aprovechando la rueda de prensa". Y añaden: "Han venido a hacer el trabajo sucio del rector, quien en ningún momento se ha querido sentar a negociar con nosotros como hemos pedido en reiteradas ocasiones". 

La asamblea de estudiantes de Letras comunicó el miércoles que se desmarcaba de la ocupación del despacho del rector. Son conscientes, han admitido sus integrantes, de que a partir del lunes, cuando la UdL ha convocado un consejo de gobierno extraordinario para buscar una solución a este conflicto, después que los mediadores designados para ponerle fin decidieran suspender la negociación, podría llegar el desalojo. En su opinión, la protesta ha sido un "triunfo", pero consideran que ya no dará más fruto. Por este motivo, aunque explican que la movilización siguen siendo legítima, ellos seguirán luchando por conseguir sus objetivos con otro 'modus operandi', todavía por definir.

A día de hoy, de la cuarentena de estudiantes que iniciaron la ocupación en el despacho del rector quedan poco más de una decena de personas. "La mayoría de fuera del centro, ya que no son alumnos de la UdL", precisan desde la dirección.

0 Comentarios
cargando