Ir a contenido

Detenidos seis ladrones por robar y asfixiar al empresario Jordi Comas

Los Mossos han registrado cuatro domicilios en Platja d'Aro y Palafrugell en busca de pruebas

GUILLEM SÀNCHEZ / BARCELONA

Chalet de Platja dAro en el que Jordi Comas y su esposa fueron asaltados.

Chalet de Platja dAro en el que Jordi Comas y su esposa fueron asaltados. / ACN / XAVIER PI

Los Mossos d’Esquadra desplegaron durante el martes un operación policial para desarticular la banda de ladrones, de origen albanokosovar y marroquí, responsable de perpetrar varios asaltos violentos en domicilios particulares. Entre estos, el golpe que dieron el 18 de noviembre del 2012 en casa de Jordi Comas, un conocido empresario hotelero de Girona que presidía la Federación de Organizaciones Empresariales de Girona (FOEG).

Ayer al mediodía, la cadena Ser avanzó que se había producido la detención de uno de estos ladrones. La divulgación de la noticia precipitó el resto de la operación. Por eso, a última hora de la tarde los Mossos desplegaron un dispositivo que consistió en cuatro registros: dos en Platja d’Aro y dos más en Palafrugell. En total, el operativo se saldó con seis detenciones, dos en cada una de las dos localidades ampurdanesas y dos más en Barcelona.

BÚSQUEDA DE PRUEBAS

La policía catalana emitió, además, cuatro órdenes de detención internacional porque constan otros tantos sospechosos que en estos momentos se encuentran fuera del estado. Los Mossos han vuelto hoy a los domicilios de los asaltadores, acompañados por los detenidos que residían en ellas, para incautarse de posibles pruebas de los asaltos y de diverso material electrónico. 

Los dos domicilios registrados en Platja d'Aro se hallaban a poca distancia entre ellos y también muy cerca del lugar en el que vivía Jordi Comas. Los delitos de los que se acusa a todos los presuntos implicados en este crimen son asesinato, robo con violencia y pertenencia a grupo criminal.

Los seis detenidos pasarán a finales de semana a disposición judicial, mientras que el titular del juzgado que instruye el caso en Sant Feliu de Guíxols mantiene el secreto de sumario.

ASFIXIADO POR UN PAÑUELO EN LA BOCA

El empresario y su mujer sufrieron el ataque de estos delincuentes cuando se encontraban en su domicilio de Platja d’Aro (Baix Empordâ) sobre las diez de la noche de un domingo. Tres encapuchados vestidos de negro entraron en la vivienda, un chalet situado en primera línea de mar, amenazaron al matrimonio para que les entregara las joyas y el dinero y ataron a ambos de pies y manos.

La mujer del empresario resultó con heridas leves, pero Comas, que se resistió, acabó muriendo asfixiado porque los asaltantes le pusieron un pañuelo en la boca para que no gritara. La víctima tenía entonces 67 años y su muerte suscitó una gran conmoción en las comarcas de Girona, porque el empresario era muy conocido por su actividad al frente de la patronal gerundense.