JUICIO EN BARCELONA

Los vídeos revelan que no había alborotos cuando los Mossos reventaron un ojo a Quintana

Grabaciones de ciudadanos y cámaras de seguridad indican que la situación en la calle era de tranquilidad

En el banqullo se sientan dos agentes de la policía autonómica acusados de un delito de lesiones

Los dos ’mossos’ acusados de ser los responsables de la mutilación de uno de los ojos de Ester Quintana, en la Audiencia de Barcelona antes de empezar el juicio.

Los dos ’mossos’ acusados de ser los responsables de la mutilación de uno de los ojos de Ester Quintana, en la Audiencia de Barcelona antes de empezar el juicio. / JOAN CORTADELLAS

3
Se lee en minutos
J. G. Albalat
J. G. Albalat

Redactor

Especialista en Judiciales

Escribe desde Barcelona

ver +

Las grabaciones en vídeo de la manifestación por la huelga general del 14 de noviembre del 2012 14 de noviembre del 2012revelan que no había alborotos en el paseo de Gràcia de Barcelona cuando los Mossos d’Esquadra dispararon la pelota de goma que, según la fiscalía, reventó un ojo a Ester Quintana.Ester Quintana Así se ha podido ver en la primera sesión del juicio que se ha iniciado este lunes en la Audiencia de Barcelona contra el subinspector y el escopetero de la policía autonómica acusados de haber provocado las lesiones oculares a la mujer, que está previsto que declare mañana.

El tribunal ha querido ver las imágenes sobre los instantes previos y posteriores a que cayera herida Quintana para situarse en el lugar y en el momento en que ocurrió el incidente antes de iniciar el interrogatorio a los testigos y después a los acusados. Los vídeos que este lunes han sido examinados fueron aportados al proceso por ciudadanos y medios de comunicación que tomaron imágenes de la manifestación, que acababa de terminar cuando la mujer cayó herida. También se han visionado las imágenes registradas por una cámara de seguridad de una entidad bancaria.

Los vídeos desvelan que en los instantes previos a que Quintana recibiera el impacto en el ojo había ciudadanos que caminaban tranquilamente por el paseo de Gràcia, sin que actuaran grupos de alborotadores ni se produjera ningún enfrentamiento con los Mossos. La imágenes prueban que, entre el trasiego de manifestantes que se retiraban de la protesta, varias furgonetas antidisturbios de la policía autonómica irrumpieron a gran velocidad en la confluencia entre el paseo de Gràcia y la Gran Via, momento en que se escuchan los disparos.

NORMAS INFRINGIDAS

La ausencia de altercados en el momento en que Quintana resultó herida es determinante para esclarecer la oportunidad y proporcionalidad de la actuación policial. La fiscalía sostiene que los dos mossos acusados “infringieron las normas de cuidado” e inclumplieron “totalmente los protocolos sobre cómo actuar en una manifestación". Tampoco adoptaron las medidas de precaución necesarias para evitar menoscabar la integridad física ajena. Y detalla que cuando actuaron, a las 20.49 horas, la situación era de “tranquilidad”, quedando “escasos manifestantes”, que estaban en “fase de dispersión” y se marchaban voluntariamente. Nadie llevaba objetos peligrosos.

La fiscalía subraya en su escrito de acusación que en una breve parada en el paseo de Gràcia, los policías acusados bajaron de la furgoneta en la que iban y, a pesar de que no se requería el disparo de pelotas de goma y los agentes podían haber recurrido a “medios menos lesivos”, el subinspector dio la orden “inmediata” al escopetero de disparar. El mando, según la acusación pública, “no tomó todas las medidas de precaución necesarias” para evitar heridos, mientras el escopetero hizo dos disparos de pelotas de goma de “manera sucesiva”, a pesar de que no había “riesgo” ni para él ni para sus compañeros.

PENAS DE PRISIÓN

Noticias relacionadas

Uno de los proyectiles impactó en un ojo de Quintana, que el pasado mes de septiembre fue indemnizada por la Generalitat con 260.391 euros, lo que supuso el reconocimiento por parte de la Administración catalana de que los Mossos la mutilaron. La fiscalía reclama para cada uno de los mossos dos años de prisión e inhabilitación por cuatro años, mientras que la acusación particular, ejercida por la abogada Laia Serra en nombre de la víctima, solicita nueve años de prisión.

La defensa insiste en que ellos no fueron y que lo único que hicieron fue disparar salvas para dispersar a los manifestantes. En sus escritos las abogadas Olga Tubau y Lydia Lajara señalan que otros policías realizaron disparos en el mismo lugar, dejando la puerta abierta a que otros agentes fueran los que dispararon la pelota de goma que impactó en el ojo de Quintana. Serán importantes las pruebas periciales médicas, sobre la lesión de la mujer, y las balísticas.