Ir a contenido

Dos estudios demuestran que las células madre pueden corregir las cataratas

Científicos británicos y estadounidenses han desarrollado una técnica capaz de devolver la transparencia al cristalino sin necesidad de sustituirlo

Intervención de cataratas en un centro oftalmológico de Barcelona.

Intervención de cataratas en un centro oftalmológico de Barcelona. / CARLOS MONTAÑÉS

Las terapias basadas en células madre han demostrado ser efectivas para regenerar el tejido ocular en niños con cataratas y reparar la córnea en animales que habían perdido la visión, según ha publicado este miércoles la revista Nature. Dos estudios en la revista científica británica describen nuevas técnicas para devolver la transparencia a la córnea y el cristalino que pueden evitar trasplantes o implantes artificiales, procedimientos con cierto riesgo para el paciente.

Las cataratas, que constituyen la primera causa de ceguera en el mundo, se tratan habitualmente con una operación quirúrgica en la que se sustituye el cristalino por una lente intraocular artificial. En niños con cataratas congénitas, el éxito de ésa técnica es limitado, dado que la operación puede crear cierta distorsión en la línea de visión. Se trata de una distorsión que es difícil de corregir con unas gafas debido a que el ojo todavía está en desarrollo.

TÉCNICA MENOS INVASIVA

Científicos de Estados Unidos y el Reino Unido han desarrollado una técnica para devolver la transparencia al cristalino sin necesidad de sustituirlo. Para ello, describen en su trabajo una técnica menos invasiva que el procedimiento habitual. Retiran una parte del tejido dañado,  pero dejan intactas las células madres libares, precursoras del tejido transparente que actúa como lente.

Los investigadores de la Universidad de California San Diego y del University College de Londres demostraron primero la efectividad de ese método en primates y conejos, y más tarde lo aplicaron con éxito en 12 niños de menos de dos años. Según los resultados de esa prueba clínica, el cristalino de todos los niños se regeneró en tres meses y en ningún caso hubo  complicaciones. Los investigadores sostienen que la transparencia del campo visual es 20 veces mayor que en pacientes pediátricos de cataratas que reciben el tratamiento convencional.

CULTIVO DE TEJIDOS

En el otro trabajo publicado en el último número de 'Nature', el mismo grupo del University College, liderado por Julie Daniels, ha colaborado con la Universidad de Osaka, en Japón, para cultivar in vitro los tejidos primarios que componen el ojo a partir de células madre pluripotenciales humanas.

Los investigadores detectaron que durante la formación de las primeras capas embrionarias eran capaces de distinguir cuatro zonas concéntricas que contienen células similares a las que forman la superficie de la córnea, el cristalino, una parte de la retina y la capa pigmentada del epitelio. Tras separar las células del epitelio, los científicos han demostrado que es posible cultivarlas en el laboratorio y trasplantarlas en el ojo de mamíferos.