Ir a contenido

MEMORIA

Mapa colaborativo para luchar contra el olvido de los crímenes de odio

Dos periodistas impulsan un proyecto que documenta los casos de este tipo de delitos de los últimos 25 años, que han causado 88 muertos en España

Ignasi Fortuny

Imagen del mapa en el que se muestra los crímenes de odio de los últimos 25 años.

Imagen del mapa en el que se muestra los crímenes de odio de los últimos 25 años. / CRÍMENES DE ODIO

"El odio se aprende. El crimen es el final del recorrido", ha alertado el periodista Miquel Ramos, coautor junto al también periodista David Bou del proyecto 'Crímenes de odio', presentado este martes en Barcelona. "Hay organizaciones que fomentan el discurso del odio. Hay que cortarlo, es la raíz del problema", ha añadido. El trabajo pretende luchar contra el olvido de los crímenes de odio y hacer visible la problemática existente. "Hemos hecho esto porque no lo ha hecho el Estado. No han sido beligerantes con este problema", ha denunciado Bou. Una tipología de delitos que "afectan a todo un colectivo, no solo a la víctima que lo padece". 

A través de un mapa colaborativo -todo el mundo puede aportar nuevos casos, que posteriormente verificarán-, el proyecto recopila y geolocaliza los crímenes de odio acontecidos en España en los últimos 25 años. Un trabajo en el que aseguran que "faltan muchos casos". Los autores, que han comentado la dificultad de encontrar información concreta sobre este tipo de delitos, han elaborado la memoria hurgando en las hemerotecas de los medios españoles: "No hay ninguna base judicial", han denunciado. "En muchos casos no sabemos si ha habido condena, ya que solo se da a conocer el suceso", han apuntado. Desde 1990, se han cometido 86 crímenes de odio -19 en Catalunya- que han causado un total de 88 muertos. Unos crímenes cometidos en gran parte por agresores de entre 16 y 21 años.  "¿En qué valores estamos criando a nuestros hijos?", ha preguntado Bou, que de esta manera deslizaba el origen del problema: la educación. 

La cifras del odio en España

- Unos 4.000 incidentes y agresiones al año.

- Más de 1.000 'sites' en internet xenófobos y de intolerancia.

- Más de 10.000 ultras y neonazis.

La investigación muestra que la mayoría de los casos han sido por xenofobia racismo -37 casos-, seguido por la aporofobia, odio al pobre, al sintecho -23 casos-. Ramos apunta que muchos delitos de odio por aporofobia quedan impunes por  la falta de medios de las víctimas para denunciar. También quedan impunes muchas agresiones racistas. Edu Bazzaco, de SOS Racisme, señalaba que un 25% de los casos que pasan por su entidad acaban sin denuncia por "falta de confianza en el sistema judicial".

LEYES Y PROTECCIÓN

El presidente del Movimiento Contra la IntoleranciaEsteban Ibarra, ha reclamado una ley integral contra este tipo de crímenes que proteja a las víctimas. "Hemos perdido el tiempo", han coincidido Ibarra y Eugeni Rodríguez, del Observatori Contra L'Homofòbia, lamentando la "indolencia" de las instituciones respecto a este tema. Rodríguez ha exigido una "implementación real" de la ley contra la homofobia aprobada por el Parlament y ha denunciado la falta de recursos en las escuelas para detectar a tiempo casos como el de Alan, el menor transexual que se suicidó este pasado diciembre. Por su parte, la abogada penalista Laia Serra ha remarcado que hay una "resistencia ideológica" en la judicatura a aplicar las leyes, y ha apuntado que el trabajo del Estado en este ámbito es "deplorable". En esta dirección se ha expresado también Mavi Muñoz, madre de Carlos Palomino, un menor que fue asesinado por un militar de ultraderecha en el metro de Madrid en el 2007. Muñoz ha pedido "protección" para las víctimas, la ilegalización de los "grupos de ultraderecha" y, mirando a la diputada de la CUP Anna Gabriel, presente en el acto, ha reclamado la ayuda de los políticos. 

El crimen de odio, según la OSCE (2003)

La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa define el crimen de odio como "toda infracción penal, incluidas las infracciones contra las personas y la propiedad, cuando la víctima, el lugar o el objeto de la infracción son seleccionados a causa de su conexión, relación, afiliación, apoyo o pertenencia real o supuesta a un grupo que pueda estar basado en la "raza", origen nacional o étnico, el idioma, el color, la religión, la edad, la minusvalía física o mental, la orientación sexual u otros factores similares, ya sean reales o supuestos".

0 Comentarios
cargando