Ir a contenido

Gente corriente

Marie Kondo: «Orden es rodearte solo de las cosas que amas»

Carme Escales

El nuevo año vuelve a poner el cuentakilómetros a cero. Agendas y calendarios en blanco inspiran nuevos propósitos -o los de siempre, pero con la energía de esa nueva oportunidad-. Gimnasio, dieta o no salir a comprar más tabaco estarían entre los clásicos. Pero he aquí una propuesta de viaje a los deseos cumplidos que puede empezar en el cajón de nuestra ropa interior. Saquemos todo a la vista, elijamos sabiamente -pero desde el corazón- y otorguémosle un lugar a cada cosa. El viaje al orden que capitanea esta japonesa de 31 años, Marie Kondo, está a punto de empezar.

A la edad de 5 años, esta joven japonesa inició el camino al éxito del que hoy disfruta. Y fue solo ordenando su habitación.

-¿Cómo define su labor profesional? Soy consultora de organización, hace 10 años que ayudo a la gente a ordenar su casa.

-¿Cómo lo hace? Voy a los espacios de mis clientes, sean sus casas o sus oficinas. Puntualmente fuera de Japón, pero mis clientes habituales están en mi país. Mi método, KonMari, implica un proceso a largo término para cada cliente. Si este ha leído mi libro -La magia del orden (Aguilar; Ara Llibres en catalán) y ha comprendido el método, podemos completar ese proceso en una sola sesión. Si no, podríamos tardar entre seis sesiones o varios meses con diversas sesiones cada mes.

-Su método propone ordenar de una vez por todas, nada de poco a poco. ¿Por qué? Ahí está el verdadero secreto del éxito: haciendo el orden de una sola vez se puede modificar de manera espectacular el estado anímico de la persona, su espíritu. El cambio opera de manera tan profunda que toca las emociones e influye irresistiblemente sobre la manera de pensar y los hábitos cotidianos. Pero jamás se ordenará la casa bien si no se hace desde la convicción.

-Básicamente, ¿cuál es la fórmula que conlleva tanta magia en su método? De manera simple se podría resumir en dos acciones: decidir si desprenderse o no de una cosa y decidir dónde ubicarla, si nos la quedamos. Y así, objeto a objeto.

-¿Y algún consejo para desempatar las dudas entre si quedarse algo o no? Preguntarse: ¿esto me transmite alegría? Si la respuesta es sí, se guarda. Si no, no.

-¿Qué es para usted el orden? Orden es rodearte solo de las cosas que amas, de aquello que te aporta la chispa de la alegría y que aprecias tener en tu vida, y me refiero a cosas y también a personas.

-Claro, porque, según explica en su método, ordenar bien la casa es solo el inicio de espectaculares cambios en toda la vida...Una vez has ordenado tu hogar puedes usar las mismas habilidades para poner en orden tu oficina y otros aspectos de tu vida también. Dándote cuenta de que deberías rodear tu vida entera de cosas que encienden tu alegría, incluso la gente, sí. Esta es una poderosa lección que puede tener un gran impacto positivo en tu vida.

-En la suya lo ha tenido: más de dos millones de copias vendidas en Japón y más de 300.000 en Estados Unidos; más de 30 lenguas, y en Youtube numerosos particulares muestran cómo han seguido con éxito su método. ¿Qué le hace sentir todo ello? Me hace sentir muy feliz que gente de todo el mundo esté trabajando duro para aprender mi método. Eso es muy inspirador y gratificante para mí.

-Japonesa tenía que ser... Dirán muchos. Ustedes tienen fama de ser ordenados... Sí, sé que se tiene esa imagen de Japón, pero le puedo decir sin dudarlo, como consultora en mi país durante 10 años, que no todo el mundo en Japón es ordenado.

-¿Si ordenamos nuestras cosas materiales, también nuestra mente se ordena? No necesariamente, la mente es más compleja de lo que imaginamos. Pero creo que a mucha gente aprender y practicar mi método sí les ayudará en eso también.