Ir a contenido

Petición al Síndic para que investigue el acoso que empujó a Alan al suicidio

El Observatori contra l'Homofòbia pide a Ribó que analice la actuación de la Generalitat

La presidenta de Chrysallis reclama leyes antihomofobia como la catalana pero con dinero y desarrollo

T. S. / BARCELONA

Alan, el menor que se quitó la vida, con su madre.

Alan, el menor que se quitó la vida, con su madre. / CHRYSALLIS

No solo hay lamentos y condenas por el caso de Alan, también hay preguntas y sospechas. Por eso el Observatori contra l'Homòfobia ha enviado una carta al Síndic de GreugesRafael Ribó, en la que le solicita que abra una investigación "para conocer qué medidas y acciones activó la Generalitat ante el acoso que sufría Alan y si los mecanismos indicados en la ley 11/2014 estaban implementados en los colegios en los que estudió el menor". "Nos tienen que decir cómo ha podido pasar esto", clamaba este domingo Eugeni Rodríguez, el presidente del observatorio.

Rodríguez fue rotundo al criticar la aplicación de la ley 11/2014, la ley antihomofobia que el Parlament aprobó hace 14 meses y que en su opinión no se está desarrollando con la premura y los recursos necesarios, de forma especial en el aspecto sancionador: "La Generalitat no ha establecido ninguna, ha derivado denuncias". Dice Rodríguez que han hecho llegar ocho denuncias y 37 acciones que consideran punibles y lamenta que por ahora no se cuenta con un ejemplo de castigo: "Insultar continúa saliendo gratis". En su opinión, es imprescindible que en los colegios se explique que eso no se puede hacer, que se den charlas, que se creen protocolos.

Hoy en día la forma en que un menor transexual pueda encontrarse cómodo en un centro educativo depende en una medida considerable de la sensibilidad que demuestre el colegio. Hay centros que no presentan ninguna traba al cambio de nombre del escolar, aunque el que este quiera utilizar no sea el mismo que figura en el DNI. Pero también hay otros que obligan a emplear el nombre anterior o que dan las notas en blanco.

LEY ESTATAL

La presidenta de Chrysallis, Natalía Aventín, solicitó en la concentración de este domingo que haya más legislación como la catalana en toda España, pero subrayó la necesidad de que estas normas no se queden en papel mojado. Una ley aprobada que no cuente con presupuesto y aplicación no sirve, argumentó. Rodríguez subrayó que la ley catalana prevé actuaciones al respecto de la protección del colectivo LGTBI en la escuela que deberían servir de gran ayuda a los menores transexuales.

Está fijado en el artículo 12, que aborda el aspecto educativo. En sus apartados se determina que hay que combatir las discriminaciones por razón de género, que hay que tener en cuenta la diversidad en los textos educativos, que el respeto a la diversidad se tenga en cuenta en todos los ambientes escolares, que se promuevan planes de convivencia con un énfasis especial en el acoso que puedan recibir personas que integran el colectivo LGTBI.

El punto 6 de ese artículo 12 versa sobre la violencia: "Se tiene que velar por la concienciación y la prevención de la violencia por razón de orientación sexual, identidad de género o expresión de género y ofrecer mecanismos a los centros para que detecten situaciones de discriminación o exclusión de cualquier persona por estas razones". Rodríguez está convencido de que no se está cumpliendo con ese objetivo e insiste en reclamar explicaciones a la Administración.

También el Front per l'Alliberament Gai de Catalunya colgó un comunicado dedicado a Alan: "El odio de esta sociedad a la diferencia lo ha hecho imposible. Este odio, que como una oscuridad cubre el sistema educativo, incapaz de parar el 'bullying', ha conseeguido apagar tu luz". "Ganaremos la vida por ti", concluye el texto de la entidad.