Ir a contenido

MUERTES DRAMÁTICAS

Girona se pregunta por qué

La sospecha de que Mireia lanzó al vacío a sus dos hijas ha estremecido la ciudad

El suicidio ampliado se suele dar en casos de graves trastornos que distorsionan la realidad

Guillem Sànchez

Una vecina de Girona, M. P., de 42 años, y dos de sus hijas menores de edad, de 11 años y de menos de 1 año,se han precipitado al vacío desde la decimotercera planta de un edificio de Girona en la tarde de este miércoles / JORDI RIBOT / ICONNA / VÍDEO: ACN

Ella era arquitecta técnico y trabajaba en el Ayuntamiento de Girona. Sus compañeros del área de Urbanismo eran los más difíciles de consolar en el minuto de silencio convocado este mediodía ante la sede consistorial. La familia y la ciudad han recibido “un golpe inmenso”, ha reconocido el alcalde Carles Puigdemont.

Mireia, de 42 años, estaba casada con otro conocido arquitecto, especializado en paisajismo y premiado internacionalmente. Hace un año y medio dejó su labor en el consistorio y abrió su propio estudio, dentro del despacho de su pareja, en el decimotercer piso del edificio de la calle Joaquim Vayreda. El lugar desde donde ayer se precipitaron ella y sus dos hijas.

¿POR QUÉ?

La pregunta más difícil de responder ahora es también la que más se hacen los vecinos: “¿Por qué ha ocurrido esto?”. Pese a que se trata tan solo de una hipótesis –la principal, pero todavía no confirmada oficialmente–, la sospecha de que Mireia lanzó al vacío a sus hijas, de 11 años y de menos de un año, acentúa el estremecimiento que siente hoy la ciudad.

Los Mossos d’Esquadra no descartan otras explicaciones alternativas a la del suicidio. Pero un accidente parece poco probable y no se conocen, de momento, indicios de que pudiera tratarse de un crimen. Este jueves se ha realizado la autopsia a los tres cuerpos, en busca de heridas anteriores a la caída, que indicarían la existencia de un agresor que hubiera empujado a la madre, o de sustancias tóxicas en el organismo de las tres. Posiblemente, el análisis que más luz acabe arrojando lo hagan los psicólogos forenses.

Estos especialistas, del Institut de Medicina Legal de Catalunya (IMLC), son los encargados de escarbar en la personalidad de la mujer, a través de entrevistas con sus familiares y amigos o del estudio de sus antecedentes clínicos. Su diagnóstico será clave para confirmar si se trata o no de una autolisis. 

Los forenses harán entrevistas a los familiares y estudiarán el historial clínico de la madre

“Sin su trabajo es imposible responder ¿por qué?”, asegura la psicóloga Ingberg Porcar, del Centro de Crisis de Barcelona, gabinete adscrito a la Universitat Autónoma de Barcelona (UAB).

CIUDAD ESTREMECIDA

A Girona le ha costado dormir esta noche. Y ha amanecido rodeada de una niebla que no se ha disipado hasta casi el mediodía. En la Devesa, el barrio donde tuvo lugar el suceso, había un pacto de silencio entre los transeúntes.

En el bar Kiu, que tiene una terraza con mesas justo en el punto donde cayeron las hijas, el propietario rehúsa hacer ningún comentario sobre lo que vivió. “Nada, no pienso contar nada”. Lo dice con unos ojos enrojecidos que, pese a su autoimpuesta discreción, lo cuentan todo. Anoche había un cliente en esa terraza, que se descompuso al entender que el violento choque contra el suelo lo habían recibido el cuerpo de un bebé y el de un niña.Una rosa dejada por los vecinos en el lugar en el que cayeron las niñas

La sobredosis de tristeza la provoca imaginar “a las dos pequeñas”, dice la psicóloga Núria Farriols, de la Universitat Ramon Llull (URL). Porcar aclara que los casos de “suicidio ampliado” se pueden dar en casos de graves trastornos que distorsionan la percepción hasta convertir "la vida en algo insoportable". Por eso, “en un último acto de amor” deciden “terminar con otros seres queridos antes de suicidarse”.

Fuentes jurídicas detallan que, si la madre ha empujado a sus hijas antes de saltar, se debe hablar de dos asesinatos –dada la indefensión de las menores– y de un suicidio. “De cualquier manera, la muerte de la homicida, archivaría el caso”, detallan.

Porcar y Farriols recuerdan que "la mayoría de personas menores de 60 años que en España fallecen por causas no naturales, se han suicidado”. En la franja de 15 y 29 años, de hecho, es el principal motivo, natural o no, según la OMS. Del suicidio hay que “ocuparse porqué puede prevenirse”, subrayan.

La profesora de la URL destaca que ahora la ayuda debe volcarse en los familiares. Tras este traumático desenlace, tienden “a reinterpretar” frases que le escucharon decir o gestos que hizo y que ahora regresan a su cabeza. “Se hacen daño culpándose por no haber adivinado un mensaje que entonces se les escapó”. No es cierto, “es una reinterpretación que puede no ser ajustada”, avisa Farriols.

"Del suicidio hay que ocuparse porque puede prevenirse", afirman los especialistas

DUELO OFICIAL

Puigdemont ha declarado día de duelo en Girona. Las banderas ondean a media asta y se suspenden todos los actos oficiales previstos.

La panadera del Pa Fi, un horno que forma parte del bloque donde estaba el despacho de arquitectura de Mireia, con unas ojeras que la delatan, solo logra articular que “el demonio nunca descansa” cuando intenta proporcionarse una explicación que le ayude a entender lo que ha ocurrido.