INCIDENTE EN LA LÍNEA R3

Renfe y Mossos revisan sus protocolos tras la agresión a un revisor en Mollet

Los sindicatos denuncian la violencia de algunos jóvenes en determinadas líneas

Se lee en minutos

Renfe y los Mossos d'Esquadra acordaron este martes renovar los protocolos de seguridad para dar una respuesta más ágil a las agresiones a los interventores ferroviarios, después de que el pasado sábado un pasajero arrancara de un mordisco el lóbulo de la oreja a un revisor cuando le sorprendió viajando sin billete en la estación de Mollet Santa Rosa de la línea R3 de Rodalies. La policía catalana mantiene abierta la investigación para localizar al agresor, que huyó.

Mandos de los Mossos y de Renfe estudiaron nuevas medidas para mejorar la seguridad de los revisores y los pasajeros, como elaborar un mapa de los puntos negros donde se concentran la mayoría de los incidentes violentos. Ya han detectado que suelen producirse los fines de semana, en los trenes que circulan a primera y última hora del día, y en las líneas L-3 y L-4, a su paso por localidades como Montcada, Mollet, Granollers, Sabadell, Torelló y Manlleu, entre otras.

Te puede interesar

CURSILLOS / Además, pactaron impulsar la coordinación de los equipos de seguridad de Renfe con las policías locales y reforzar la formación que los Mossos ofrecen a los supervisores para instruirles en medidas de autoprotección. Son cursos que han seguido 139 interventores en los que se ofrecen consejos sobre cómo mantener la calma y la seguridad.

Los sindicatos CCOO, CGT, SF y UGT en Renfe han condenado la «salvaje agresión» al trabajador y han denunciado las «condiciones de precariedad» con la que los revisores tienen que afrontar las agresiones «continuas» y los insultos de grupos concretos de jóvenes pasajeros, que intimidan a otros usuarios.