Ir a contenido

PROCESO JUDICIAL POR UNA ACTUACIÓN DE LOS MOSSOS

Felip Puig desdeña el 'mea culpa' policial por la lesión de Quintana

El 'exconseller' de Interior aduce que la confesión es una estrategia de defensa

Mantiene que la mujer no quedó tuerta a causa de un disparo de los Mossos

EL PERIÓDICO / BARCELONA

"Estrategia de defensa jurídica". Así calificó ayer el conseller de EmpresaFelip Puig, que dirigía el Departamento de Interior cuando Ester Quintana fue mutilada por un proyectil, las palabras pronunciadas la semana pasada en una vista por la abogada Olga Tobau, defensora del subinspector de los Mossos imputado, junto con un escopetero, por la pérdida de un ojo que sufrió Quintana en la huelga general del 14-N del 2012.

"Estas lesiones fueron producidas por el impacto de un objeto que salió de un arma policial", admitió la letrada. Por primera vez y después de dos años y medio de negarlo, la defensa reconoció que la herida que padeció la mujer fue causada por un proyectil, aunque no precisó de qué tipo. Quintana siempre ha dicho que fue una bola de goma la que le dejó tuerta, una versión que ha sido avalada por el juez instructor.

Puig no se movió ayer ni un ápice. Preguntado ayer por esta cuestión en la conferencia de prensa posterior a la reunión del Ejecutivo catalán, descartó comentar la confesión de la abogada. "No entraré a valorar esta noticia porque parece responder a una estrategia de defensa jurídica", dijo Puig por toda respuesta.

VARIAS VERSIONES

El conseller se reafirmó en que la mujer no había sufrido la herida a causa de un disparo de los Mossos. "La información que el director general de la Policia [Manel Prat, que dimitió un año y medio después] y yo mismo dispusimos es la que defendimos en su momento y seguimos defendiendo. Si una nueva información contradijera todos los informes, el propio cuerpo hará una valoración".

En su momento, Puig negó que los Mossos actuasen donde la mujer fue mutilada. Después, que solo dispararon salvas. Más tarde, un vídeo que mostraba a un agente disparando le obligó a admitir que sí se tiraron proyectiles, pero horas después de que Quintana fuera herida.