Ir a contenido

PRIMERA EXPOSICIÓN TEMPORAL DEL NUEVO ESPACIO DE LAS GLÒRIES

El diseño de la vida

El Museu del Disseny exhibe 99 objetos que mejoran el día a día de la gente

CRISTINA SAVALL / BARCELONA

Por diseño se entiende la concepción original y atractiva de un objeto u obra destinados a la producción en serie, pero la primera exposición temporal impulsada desde el Museu del Disseny de Barcelona va más allá del concepto estético. La mayoría de los 99 proyectos que se exhiben tienen como denominadores comunes la implicación social y la intención de mejorar la vida cotidiana en condiciones adversas.

La silla con un casco debajo del asiento que en caso de terremoto se le da la vuelta y se coloca sobre la cabeza. La incubadora infantil para niños prematuros que no necesita cables. Los pañales que detectan infecciones de orina, disfunciones renales y deshidratación. La cocina solar que resiste las ráfagas de viento. El aerogenerador eólico de eje vertical que precisa de menos espacio y funciona con poco viento. Ingeniosos purificadores de aire. Urnas funerarias de las que brota una planta. El chaleco que permite que niños con parálisis cerebral puedan ponerse de pie y mejorar su campo de visión. La lavadora que funciona a pedales. La cámara para invidentes que traduce a voz los textos y los colores. El carrito motorizado para la compra destinado a personas mayores o con problemas de movilidad. No obstante, el más sorprendente por su funcionalidad y por su simpleza es un sistema para transformar cualquier silla en una silla de ruedas.

EL MUNDO REAL

Algunos inventos son tan elementales y evidentes que sorprende que no se encuentren en nuestro entorno cotidiano. «Son sencillas respuestas a problemas, pero cambian la vida y desdramatizan situaciones difíciles», señala Óscar Guayabero, comisario de 'Diseño para vivir, 99 proyectos para el mundo real', muestra que se exhibirá hasta el próximo 17 de mayo en el gigantesco edificio Disseny Hub de la plaza de las Glòries, lleno de vitrinas consagradas a grandes diseñadores.

En el caso de esta nueva exposición los nombres de los autores y de las empresas pasan a un segundo plano. Lo importante es la actitud altruista: ayudar desinteresadamente a que el mundo sea mejor.

Para Pilar Vélez, directora del Museu del Disseny de Barcelona, el objetivo de la exposición es «abrir las puertas» a los nuevos conceptos internacionales de diseño accesible, el que logra hacer la vida más fácil a la gente. Dentro de estos parámetros, la propuesta museística huye de etiquetas como la de diseño para el tercer mundo o diseño social.

«Queremos romper barreras geográficas, culturales y económicas. Hay problemas que buscan soluciones en todas partes y hay personas con falta de recursos también en Barcelona», especifica el comisario, que se autodefine como paradiseñador. «En realidad lo que hago es contar historias, a través de objetos, de la escritura, de las instalaciones, de los libros que edito, del comisariado de exposiciones y también dando clases, publicando artículos y activando plataformas», considera Guayabero, una de las personas más influyentes en el universo del diseño barcelonés.

ANTES DEL NACIMIENTO

'Diseño para vivir' sigue la línea cronológica de la vida humana, desde la etapa prenatal hasta llegar a la urna funeraria. En este recorrido aparecen objetos catalogados en distintos tipos de diseño, como el que permite la accesibilidad y facilita las tareas pesadas, el sostenible y el que previene riesgos.

El que se llama diseño para conectar hace referencia a las tecnologías no presenciales, a la transmisión de información y a los entornos digitales. En esta área destaca Guifi, una plataforma que se considera una red abierta, libre y neutral para generar información para el bien común.

El diseño para curar abarca la salud, prevención, diagnósticos a distancia y tratamientos. Algunos están pensados para los niños con clara eficacia ante la mejora con que viven la enfermedad. Es el caso de un soporte para una bolsa de suero de vivos colores azules y naranjas con dos ojos risueños.

La enseñanza y la transmisión de hábitos centran el apartado de diseño para educar, donde se recuerda una declaración realizada por Milton Glaser en un congreso del 2005 sobre diseño: «Como diseñadores nos ha preocupado durante mucho tiempo cuál es nuestra función en la sociedad. Es importante recordar que ya el movimiento moderno tuvo como uno de sus pilares básicos la idea de la reforma social. Pero la necesidad de actuar parece hoy más imperiosa que nunca». La estrella de esta área son dos juegos infantiles: uno para iniciarse en la lengua china y otro para aprender braille.

0 Comentarios
cargando