Ir a contenido

FINANCIACIÓN DE LA CAIXA Y LA FUNDACIÓN GATES

Pedro Alonso lanza un nuevo pulso a la malaria en África

La iniciativa busca hallar el modelo que consiga frenar la epidemia

El científico acotará tres provincias de Mozambique y tratará a sanos y enfermos

ÀNGELS GALLARDO / BARCELONA

Las tres provincias con mayor incidencia de malaria del sur de Mozambique, uno de los países con más mortalidad por esta causa del mundo, son el territorio escogido por el cíentífico Pedro Alonso, director del Institut de Salut Global (ISGlobal) de Barcelona, para intentar eliminar esta infección en los próximos cinco años. La iniciativa, sin precedente, exigirá aplicar un riguroso programa de detección de casos y tratamiento inmediato, no solo de la población enferma sino de quienes sin manifiestar síntomas ocultan en su sangre el parásito que causa la infección. Esto exigirá tratar a las personas aparentemente sanas.

El ambicioso programa cuenta con una financiación de 10 millones de euros, que aportan a partes iguales La Caixa y la Fundación Bill & Melinda Gates.

Las provincias en que actuarán, Maputo, Gaza e Inhambane, suman una población de cinco millones de personas. La incidencia de la malaria en ese perímetro es de las más altas de Mozambique, país donde cada año sufren la enfermedad siete millones de personas, de las que fallecen cerca de 40.000. El proyecto incluye la eliminación del parásito plasmodium, que transmite con su picadura el mosquito anopheles, en concreto de las subespecies que son resistentes a los insecticidas.

Eliminar la malaria del perímetro seleccionado podría ser el precedente que marque el camino a los ocho países del África subsahariana más afectados por esta infección, indicó ayer Alonso, en la presentación del proyecto. «Lo que ocurra en Mozambique va a ser la clave para entender lo que se puede hacer con la malaria en África en los próximos años», dijo el científico. En el África austral se concentra más del 80% de los casos anuales de malaria. Cada año sufren la infección más de 200 millones de personas en el mundo, de las que fallecen unas 600.000.

LA COMUNICACIÓN

El proyecto de ISGlobal incluirá dotar de telefonía móvil al personal que lo aplique, con el fin de perfeccionar y agilizar el sistema de detección de enfermos y fallecidos. «Nunca se habla con seguridad de esas cifras, y es imprescindible conocerlas para actuar de inmediato», añadió Alonso. La acción de ISGlobal se sumará a la de las autoridades sanitarias de Mozambique y tendrá como centro de operaciones el Centro de Investigación en Salud instalado en Manhiça hace 20 años por el propio Alonso, donde se centralizó la experimentación de la vacuna RTSS contra la malaria.

La aplicación de esta vacuna, que ha completado sus fases de ensayo y ha demostrado ofrecer una protección del 50%, podría tener «algún papel» en el programa que ahora emprenden, pero no está previsto que protagonice sus líneas de acción, advirtió Alonso.

Parte fundamental del proyecto consistirá en suprimir la resistencia a los insecticidas mostrada por el parásito que causa la malaria, y detectar los reservorios en que permanece y desde los que reinicia la infección. El uso eficaz de mosquiteras -base de la protección contra el parásito entre la población- y la prevención eficaz de nuevos contagios, depende de esto.

Temas: Malaria

0 Comentarios
cargando