02 dic 2020

Ir a contenido

INFORME anual

España es el país de Europa occidental con más reclusos por habitante

ELISEO OLIVERAS
BRUSELAS

España es el país de Europa occidental con el mayor número de presos por habitante y también ocupa la segunda plaza, tan solo por detrás de Portugal, en la lista de los países con una mayor duración media de la permanencia en la cárcel de los condenados, según revela el informe anual del Consejo de Europa sobre la situación penitenciaria en el continente.

En concreto, España tiene 143,7 personas encarceladas por cada 100.000 habitantes, la tasa más elevada entre los países europeos occidentales. Esta cifra contrasta con las 67,7 de Holanda, las 84,6 de Alemania, las 111,6 de Italia y las 117 de Francia, por citar solamente unos ejemplos. El Consejo de Europa es la organización que agrupa a los países democráticos europeos, incluida Rusia y los países del Cáucaso.

Los condenados en España permanecen encarcelados una media de 19 meses, según los datos del informe del Consejo de Europa. Esta duración media de la privación de libertad únicamente es superada por los condenados en Portugal, que permanecen recluidos en centros penitenciarios 21 meses, dos más que en el caso español. En los otros países de Europa occidental la cifra es significativamente más baja: 10,5 meses en Italia, 8,7 en Francia, 7,6 meses en Alemania, y 3,5 en Holanda, por ejemplo.

La mayor duración de la estancia media en las prisiones de España es sobre todo consecuencia del elevado porcentaje de condenados por delitos de narcotráfico (el 25,8% del total) y las largas condenas que se dictan por este delito en las sentencias judiciales, explicó el profesor Marcelo Aebi, de la Universidad de Lausana (Suiza), al presentar el informe del Consejo de Europa.

Las cárceles españolas, como muchas otras de Europa, se encuentran al límite de sus capacidades, con el 89,4% de las plazas disponibles ocupadas. El porcentaje sube hasta el 92,6% en el caso de Catalunya. Sin embargo, hay países en una situación mucho peor, con cárceles muy sobrepobladas. Es el caso de Italia, con la capacidad de sus prisiones superada en un 45%; Bélgica, en un 31%; Francia, en un 17%, y Portugal, en un 12%.