13 jul 2020

Ir a contenido

LA REGULACIÓN DEL NEGOCIO DIGITAL

Alemania obligará a Google a pagar por las noticias de la prensa

La ley, aprobada ayer por el Bundestag, debe pasar aún la reválida del Senado

J. M. FRAU
BERLÍN

El Bundestag o Cámara baja alemana aprobó ayer una ley por la que se obliga a los buscadores de internet, como Google, a pagar tasas a los editores de prensa por difundir los contenidos de los periódicos.

La normativa alemana llega justo un mes después de que Francia alcanzase un acuerdo con Google merced al cual esta compañía accedía a compensar a los editores con un fondo de 60 millones de euros destinado a «facilitar la transición de la prensa hacia el mundo digital». Antes de alcanzar este pacto, el presidente francés, François Hollande, había amenazado a Google con una ley que obligara a los buscadores de internet a pagar a los editores por utilizar sus noticias. Es decir, una ley similar a la aprobada ayer en Berlín.

La normativa alemana, que pretende proteger los derechos de los editores de prensa, deberá pasar por el Senado (Bundesrat o Cámara de representación territorial), donde los partidos que forman la coalición gubernamental, los cristianodemócratas de Merkel (CDU) y los liberales (FDP), no tienen mayoría, que está en manos de la oposición socialdemócrata y Los Verdes.

SOCIALDEMÓCRATAS EN CONTRA / Durante el debate de ayer en el Bundestag, el portavoz socialdemócrata anunció que su partido votará en contra de la ley en el Senado. Sin embargo, no está claro cuál será la posición de todos los estados federados (länder). De tres länder gobernados por socialdemócratas y Verdes, Baja Sajonia ya ha anunciado que votará en contra, pero Renania del Norte-Westfalia y Renania-Palatinado se han posicionado a favor de la ley. El debate en el Senado ha de tener lugar, como máximo, el 3 de mayo.

Los defensores de la ley argumentan que cubre un vacío legal que había que llenar desde la utilización masiva de internet como canal de distribución, para proteger los derechos de los editores. Este fue el criterio expuesto por el portavoz cristianodemócrata, Günter Krings, similar al del liberal Stephan Thomae.

Google, a través de su portavoz, Kay Oberbeck, replicó que la ley «no es ni necesaria ni útil, obstaculiza la innovación y es perjudicial para la economía y para los usuarios de internet». Google había lanzado hace meses una campaña en la que pedía a los usuarios que enviaran correos electrónicos a los diputados pidiendo que rechazaran la ley.

Los editores de prensa expresaron su satisfacción y afirmaron que la ley es «un importante marco regulatorio para el mundo digital».