26 oct 2020

Ir a contenido

UN ÉXITO JUVENIL

«Cada día es más ofensivo»

Los alumnos de un cole cuentan que 'Gossip' arrasa y que los comentarios suben de tono

CARMEN HIERRO
BARCELONA

«Todo el colegio sabe lo que es Gossip y lo que se escribe ahí», comenta Susana (todos los nombres que aparecen son ficticios), de 13 años, a la salida del colegio Jesús-Maria, en el barrio barcelonés de Sant Gervasi-La Bonanova. A un periodista suele costarle conseguir declaraciones sobre el tema que quiere abordar. En este caso la situación se invierte. Los alumnos del centro se pirran por hablar sobre Gossip y de paso mostrar en su iPhone algunos de los comentarios publicados. Uno a uno, o todos a la vez, cuentan lo que les parece este foro de cotilleos.

En la aplicación se ha creado una sala dedicada únicamente a las habladurías de este centro escolar. «De mí han escrito que soy una chica fácil, pero me da exactamente igual lo que escriban», dice Sofía, de 14 años. Y se ríe, sin dar ninguna importancia al asunto. Todos o casi todos los alumnos de tercero y cuarto de ESO de este colegio han sido nombrados en comentarios maliciosos o conocen a compañeros que han sufrido alguna ofensa en la aplicación. «De mí escriben cada día y dicen que estoy gorda. No me afecta pero sé que a otras personas sí les importa, y mucho, lo que se diga en Gossip», comenta María, de tercero de ESO. Y añade: «Creo que sé quién habla de mí y me da igual. A pesar de que me critiquen, Gossip me parece divertido».

Embarazo falso

A pesar de que la aplicación lleva más de un mes disponible, los adolescentes del Jesús-Maria creen que el boom se produjo el pasado fin de semana. «Desde hace dos días en el colegio no se habla de otra cosa. Cada día los comentarios son más fuertes y más ofensivos. Incluso han llegado a decir que una chica de nuestro colegio está embarazada, y yo sé que es mentira», cuenta Sonia, de segundo de ESO.

Esta situación ha provocado que muchos de los alumnos comiencen a estar en desacuerdo con la aplicación y lo reflejen con comentarios en el foro. «Yo escribí ayer que ya está bien de mentir. Y aunque de mí no han escrito nada, de mi hermana sí han dicho muchas cosas que no son verdad», explica Sonia.

Pero incluso los chicos del colegio que están en desacuerdo con el uso que se hace de Gossip participan en este juego perverso, ya que la aplicación está en sus móviles. «Nosotras tenemos cuenta pero no la usamos para escribir. La tenemos para leer y saber si dicen algo de nosotras», dice Clara, de 13 años, en nombre de su pandilla. Aunque a veces, aclara, también la usan para defenderse de ataques.

En los comentarios no suelen aparecer los nombres completos. A pesar de ello, en la escuela siempre saben de quién se trata. «Acostumbran a escribir las iniciales y el curso de la persona de la que hablan y con eso todos sabemos quién es», cuenta Pablo, de 15 años. Igual pasa con quienes escriben. «Todos los usuarios tienen un sobrenombre pero poco a poco sabemos quiénes están detrás», cuenta Carlota, de 15 años.

Aunque en este colegio ya corre el rumor de que algunos alumnos han denunciado a la policía comentarios ofensivos publicados en Gossip, la aplicación es el éxito del momento y los comentarios en ella publicados, el tema del que todos hablan todo el día.