21 oct 2020

Ir a contenido

RAMÓN MARTÍNEZ / EL 'CRACK' DE LAS RSAN

El 'captador' de cajeros que protege bancos

Protagonista de alguna de las historias más rocambolescas del hacking hispano, Ramón Martínez, a quien le inculcó la afición a los ordenadores su madre, que era radioaficionada, es hoy director de una de las empresas de tecnología vinculadas al sector bancario más importantes de España. Pero con el alias Rampa, empezó a trastear con la entrada a ordenadores con la red RSAN y después con X.25, la primera que permitía acceder a sistemas telemáticos de todo el mundo a grandes empresas y bancos. Utilizarlas para fines propios (phreaking) era «algo que no estaba ni prohibido», asegura.

De ese «compartir recursos con la banca» surgió una de sus hazañas más sonadas en el mundillo underground. Fue cuando se hizo con el control de un cajero automático en el puerto de Alicante para usarlo como módem particular y este comenzó a cambiar saldos en la banda magnética de las libretas de ahorro que introducían los clientes. Como la conexión con el servidor central no era permanente, se grababa el nuevo saldo.

«Ocurrió que a un marinero que acababa de desembarcar le dio un saldo de 2 millones de pesetas y el hombre corrió a gastárselo en una juerga con sus compañeros. Cuando el banco se dio cuenta, se lo reclamó y el pobre, que alegó que pensaba que le había tocado un sorteo, tuvo que devolver una parte. Estuve a punto de confesar que era yo el que tenía intervenido el cajero y que este se había vuelto loco con el código que le ponía, pero como al final se arregló todo me callé», explica. Luego crearía Encomix, el primer proveedor independiente.