27 sep 2020

Ir a contenido

Repercusiones de un 'REALITY SHOW' ALEMÁN

Lloret repudia al impulsor del turismo etílico en una tele alemana

El alcalde considera que Don Francis es una persona «no grata» en la ciudad

El empresario alemán lamenta lo ocurrido pero dice que no ha sido culpa suya

FERRAN COSCULLUELA
BARCELONA

La tormenta por el polémico programa de la cadena alemana Pro Sieben en el que se presentó Lloret de Mar (Selva) como un paraíso del turismo de borrachera no arrecia. Ayer, el alcalde de la ciudad, Romà Codina (CiU), hizo público un comunicado en el que considera al empresario Francis Hage, más conocido como Don Francis, «persona no grata» en la ciudad por su participación en el concurso que promocionaba comportamientos incívicos contra los que el ayuntamiento está luchando desde hace varios años.

«Este tipo de empresarios que solo buscan el beneficio propio en detrimento del bienestar del resto de la ciudadanía y visitantes no son bienvenidos en Lloret», afirmó el alcalde. Codina considera que la forma de actuar de Don Francis es «inadmisible» y denota «muy poco amor por Lloret y su gente», especialmente después de la manifestación que el año pasado congregó a mil personas para protestar por los altercados del mes de agosto. Una marcha en la que también participó Hage.

EXCESOS ETÍLICOS / El polémico programa, titulado We Love Lloret y que se ha emitido durante todo el mes de julio y unos días de agosto, era una especie de Gran Hermano en el que ocho jóvenes convivían en un lujoso chalet de la playa de Canyelles. Gran parte del reality show transcurría en la villa, pero de vez en cuando los concursantes hacían incursiones en la vida nocturna de Lloret guiados por el empresario alemán (tiene un bar que se llama I Love Lloret). En estas salidas, las imágenes de excesos con el acohol y fiesta desenfrenada eran constantes.

El teniente de alcalde y concejal de Turismo, Jordi Orobitg (ERC), explicó ayer que el ayuntamiento ha hecho llegar a la Agència Catalana de Turisme los argumentos que, a su juicio, justifican que la Generalitat imponga una multa a Don Francis. «Creemos que ha dañado los valores y recursos turísticos de Lloret y también los de Catalunya», afirmó. A su juicio, y amparándose en la actual normativa de Turismo, se le debería castigar con una sanción que puede llegar hasta los 30.000 euros o incluso suponer el cierre de su establecimiento. Portavoces de la Conselleria d'Empresa i Ocupació, de la que depende Turisme, no quisieron pronunciarse sobre esta posibilidad y se limitaron a destacar el «total apoyo» que el departamento ha dado al Ayuntamiento de Lloret .

El que sí habló ayer fue el propio Don Francis. «Siento lo que ha pasado, pero no ha sido culpa mía. El programa no ha sido idea mía ni he sido yo el que ha elegido las escenas que se han pasado. Yo soy un artista, y ellos me pidieron que les cediera mi himno sobre Lloret y que participara en algunas de las escenas del programa», explicó.

El empresario alemán dijo que en los próximos días pedirá una entrevista con el alcalde. «Quiero hablar con él y decirle que no quiero molestar. Ese concurso no era un proyecto mío y en el futuro me cuidaré de participar en programas similares. Sé que Lloret no quiere este tipo de turismo», añadió.

Vea el vídeo de esta

noticia con el móvil o

en e-periodico.es