movilización contra las autopistas de pago

#novullpagar pisa el acelerador

La concesionaria Abertis calcula que el 1,5% de los coches secundaron el llamamiento a no abonar peajes

La protesta antipeajes colapsa la C-32 en Vilassar, pero logra un éxito modesto en el resto de autopistas

Acompañamos a miembros de la plataforma Prou Peatges en el peaje de Martorell. / MÒNICA TUDELA

Se lee en minutos

ANTONIO MADRIDEJOS / Barcelona

La plataforma Prou Peatges ha tenido este martes un éxito modesto en su llamamiento a no pagar en las autopistas (consigna seguida hasta las dos de la tarde por unos 2.500 coches según las empresas concesionarias), pero sí obtuvo un éxito rotundo en su objetivo de dar a conocer sus quejas. La plataforma, que denuncia la existencia de peajes en más del 50% de las vías rápidas catalanas y exige que sean retirados porque los considera de sobras amortizados, prepara otra protesta para el día 20 de mayo. Hasta este martes, los objetores eran unos 100 diarios.

Los problemas en los 11 peajes donde se ha convocado la protesta han sido escasos, salvo en Vilassar (Maresme, C-32) y Sant Vicenç de Castellet (Bages, C-16), aunque uno de los convocantes ha alegado que su objetivo no era provocar un colapso en la carretera, sino simplemente pasar las barreras sin pagar para denunciar el trato "injusto" que reciben los conductores catalanes. La iniciativa tenía el apoyo de Solidaritat per la Independència (SI) y Esquerra Republicana (ERC).

EMPLEADOS CON FLEMA

A partir de mediodía, tal y como habían acordado en las redes sociales, los participantes en el boicot han empezado a llegar a los peajes tocando el claxon y ondeando banderas catalanas. En esos momentos, que coincidían con las manifestaciones del Primero de Mayo, el tráfico era escaso.

"No quiero pagar", repetían los objetores a los sufridos empleados de las autopistas, que estaban perfectamente informados del boicot. De hecho, los conductores díscolos no han tenido que explicar los motivos por los cuales no querían pagar porque los empleados, con suma indolencia, se limitaban a asentir, salían de su cabina, tomaban la matrícula y les levantaban la barrera. Todo en orden y de forma pacífica. El único problema se ha producido cuando algún objetor se ha negado a pasar por la barrera con el semáforo en rojo.

Algunos conductores que se encontraban en el peaje han querido imitar a los manifestantes, pero la mayoría han acabado desistiendo cuando el empleado les informaba de que se exponían a una multa de hasta 100 euros y que iban a apuntar su matrícula. La lentitud del proceso, sumado a las pocas ganas de pasar de los propios convocantes, ha provocado que se formaran algunas retenciones. Ha habido hasta conductores ajenos a la protesta, incluidos muchos extranjeros, que tocaban el claxon pensando que se encontraban ante un problema técnico del peaje.

¿BARRERAS LEVANTADAS?

La empresa concesionaria Abertis ha informado de que, entre las 6.00 y las 14.00 horas, unos 2.500 conductores (el 1,5% del total) se han negado a pagar siguiendo el llamamiento de la plataforma Prou Peatges. Aunque la compañía ha asegurado que no ha levantado barreras en ningún caso, los convocantes afirman lo contrario y aseguran que ello impedirá tramitar multas. La concesionaria Autema, también afectada por la protesta en uno de sus peajes, no ha hecho valoraciones sobre la jornada.

En los peajes de Mollet del Vallès (C-33), Martorell (AP-7) y Girona Sud (AP-7), como ha podido comprobar este diario, la protesta ha estado protagonizada mayoritariamente por simpatizantes de la campaña que se habían desplazado a propósito, con banderas, pancartas y megáfonos. Algunos incluso han llegado a pasar por el peaje dos veces. El tiempo de espera ha oscilado entre 5 y 20 minutos en el momento cumbre de la protesta, entre las 12.00 y las 12.45 horas. Los manifestantes han ocupado los carriles de pago manual, pero muchos conductores, al ver el retraso, han cambiado de carril.

El mayor éxito lo ha obtenido la plataforma en Vilassar, en la C-32, donde se han registrado retenciones de aproximadamente un kilómetro en ambos sentidos, según el Servei Català del Trànsit (SCT). En el Maresme, que cuenta con el peaje más antiguo de España, los manifestantes han animado a ciudadanos ajenos al boicot a seguirles los pasos. Al principio, la protesta se ha realizadp en las barreras manuales, pero después se ha trasladado a las automáticas y algún coche ha pasado también sin pagar por el carril de Teletac.

La protesta ha provocado otro kilómetro de colas en la C-16, en Sant Vicenç de Castellet, cuando los manifestantes han decidido cortar la vía a la altura del peaje.

Te puede interesar

HIPOCRESÍA

En un comunicado, los organizadores de la protesta han celebrado "la participación masiva" de los catalanes y han exigido a Abertis y a la Generalitat el "desmantelamiento de los peajes en Catalunya". Según la plataforma Prou Peatges, los catalanes han enriquecido a las concesionarias durante 43 años porque han pagado "decenas de veces los costes" de la construcción de las vías. La plataforma ha denunciado también la "hipocresía" de los diputados ("todos excepto los de SI", asegura) que han "querido hacerse la foto [...] mientras que los catalanes todavía les pagan los peajes a través del Teletac".