Ir a contenido

454 días en prisión

El perito de voz que inculpó a Óscar acumula dictámenes controvertidos

Científicos catalanes y la Policía Nacional preparan nuevos peritajes para usarlos en la apelación

El técnico Roberto Porto presentó el mismo informe en dos casos distintos y en otro se contradijo

M. CATANZARO / A. BAQUERO
BARCELONA

En este momento, el mayor obstáculo entre Óscar Sánchez y su libertad es el peritaje fonético que le inculpa, en base al cual fue condenado el pasado mes de mayo a 14 años de prisión. Ese dictamen, que establece que la voz del Sánchez es idéntica a la de un narco que utilizaba un móvil a su nombre, fue redactado por Roberto Porto, un experto que acumula informes polémicos en Italia.

Óscar Sánchez, un lavacoches de Montgat (Maresme) de 44 años, lleva desde agosto del 2010 preso en Italia condenado por colaborar con la Camorra en el tráfico de drogas. Sin embargo, investigaciones de EL PERIÓDICO y del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) hallaron pruebas de que Sánchez fue víctima de una suplantación de identidad mediante la copia de su DNI.

INFORMES IDÉNTICOS / Los dictámenes del perito Roberto Porto ya generaron polémica al menos en otras dos ocasiones. En febrero del 2010, Porto fue acusado de presentar dos peritajes idénticos para dos juicios que no tenían nada que ver. Según estas acusaciones, los dos informes presentaban valores idénticos para la voz de un ciudadano albanés y de un jefe napolitano de la Camorra, acusados en dos juicios sin ninguna relación entre sí. En ambos juicios, el tribunal de Nápoles encargó el peritaje a Porto. Pero después de que Giovanni Avila, el abogado del ciudadano albanés, descubriera que los informes eran idénticos, ese caso se encargó a otro técnico. Finalmente, el ciudadano albanés fue absuelto. Porto intervino también en el escándalo de corrupción deportiva calciopoli por el que la Juventus acabó bajando a segunda división. En esa ocasión, un peritaje suyo identificó al anterior presidente del Inter, Giacinto Facchetti, como la persona que pronunció en una llamada de teléfono la frase «bueno, implica a Collina», en referencia al árbitro italiano Pierluigi Collina. Posteriormente, el propio Porto introdujo un anexo a su peritaje desmintiendo esta identificación.

«Porto no utiliza el sistema Ares Idem, el programa de referencia para los peritajes en Italia: esto podría explicar las dudas sobre sus informes», argumenta Giovanni Avila. El perito rechaza las acusaciones. «En el caso del albanés cometí un error, al adjuntar un documento anterior en lugar del debido, pero enseguida lo rectifiqué», se defiende. Con respecto al caso calciopoli destaca que ese anexo formaba parte de su propio peritaje.

El abogado de Sánchez ve deficiencias en el peritaje de Porto. Según unas directrices internacionales publicadas en el 2004 (para regular el uso de peritajes fonéticos en la identificación de la nacionalidad de refugiados) los técnicos deben abstenerse de hacer pruebas en un idioma que desconocen. Sin embargo, Porto se sirvió de una traductora, pues él no habla castellano y asegura haber efectuado peritajes sin problemas a brasileños y nigerianos.

Fuentes judiciales italianas han hecho saber al abogado de Sánchez que la condena se basa en el peritaje de voz y que hasta que no se pruebe que este es incorrecto la justicia italiana lo considerará culpable. Por eso se le negó la libertad condicional en dos ocasiones, pese a las pruebas exculpatorias enviadas por la Fiscalía General del Estado española.

GRABACIONES EN NÁPOLES / Óscar tendrá dos nuevos peritajes. La Policía Científica del CNP realiza otra prueba que comparará la voz del narco que habla en un teléfono a nombre de Óscar con la de las grabaciones de Marcelo Marín, el ciudadano uruguayo del que se sospecha que suplantó la identidad de Óscar y que fue arrestado en diciembre del 2009 como miembro de una red de narcos.

La defensa contará también con el peritaje del Forensiclab, de la Universitat Pompeu Fabra: esta entidad ofrece voluntariamente este servicio. Jordi Cicres, profesor de la Universitat de Girona, y Núria Gavaldà, del ForensicLab, viajaron a Nápoles el 23 de septiembre para efectuar grabaciones para su estudio.