detenido a las cuatro de la mañana

Absuelto un chino por no entender cómo soplar en un control de alcoholemia

La jueza considera que no cometió un delito de desobediencia a la autoridad

Los mossos dudan si el absuelto utilizó el pretexto del idioma, ya que dispone de un permiso de conducir expedido en España

Se lee en minutos

Unajueza de Tarragona ha absuelto a un ciudadano chino que no se sometió a uncontrol de alcoholemia al considerar que no entendió lo que le pedían losmossos de Esquadra y, por tanto, no cometió un delito de desobediencia a la autoridad. Elfiscal pedía diez meses de cárcel y dos años de retirada del permiso de conducir para el conductor de nacionalidad china, pero con permiso de conducción español, según informa elDiari de Tarragona. Los hechos ocurrieron sobre las cuatro de la madrugada del 31 de marzo, ha confirmado a Efe la policía autonómica, cuando los Mossos d'Esquadra detuvieron un vehículo y pidieron a su conductor que soplara el etilómetro. Sin embargo,el conductor no hacía bien la prueba, por lo que los agentes, que le hablaron en castellano, recurrieron incluso a la mímica para hacerse entender.

Ante la imposibilidad de llevar a cabo la prueba, los agentes inmovilizaron el vehículo. La jueza considera que no ha quedado acreditado que el conductor "entendiera todas y cada una de las indicaciones de los agentes", ni "la relevancia del requerimiento y las consecuencias de la negativa a someterse a las pruebas", según la sentencia.

Noticias relacionadas

Al día siguiente, cuando el conductor fue a retirar su vehículo hizo la prueba correctamente en su primer intento, según dijo porque un amigo le había explicado cómo hacerlo. Fuentes de los Mossos han explicado a Efe que, dentro del máximo respeto a la sentencia judicial, creen que el conductor usó el pretexto del idioma, y más teniendo en cuenta que dispone de unpermiso de conducir expedido en España.

El conductor hace cuatro años que reside en España, si bien solo se relaciona con la comunidad china y su conocimiento del castellano es muy rudimentario, según su abogado defensor. El letrado, que pedía la libre absolución, también alegó que su cliente pidió sin éxito un traductor o bien un abogado.