30 oct 2020

Ir a contenido

La visita del Pontífice a Madrid

Una seguridad sin precedentes velará por el acontecimiento

Las policías sacarán 17.000 agentes a la calle para proteger al Papa y los peregrinos

El parque del Retiro se convertirá en un gran confesionario durante la visita

A. M. Y.
MADRID

Tras días de ritmo frenético y ajenos a las críticas que la visita de Benedicto XVI ha levantado en algunos sectores, los organizadores han puesto a punto escenarios, misas, oraciones, confesionarios, el vía crucis y todo lo necesario para que «se cosechen abundantes frutos», como espera el Pontífice. Solo faltan retoques y hacer los oportunos ajustes horarios para poder acoger hasta un millón y medio de peregrinos de más de 175 países, según espera el Vaticano.

VIGILANCIA
Gran despliegue para custodiar al Pontífice

Más de 17.000 agentes, entre Policía, Guardia Civil, Ejército y cuerpos especiales, velarán por la seguridad de Benedicto XVI y de los participantes en la JMJ. Desde hace días, todos los lugares por donde pasará el Papa están siendo peinados por artificieros y expertos de la Guardia Civil y la Policía Nacional. Durante todos los trayectos del Pontífice en papamóvil, habrá francotiradores apostados para evitar cualquier intento de atentado. Los militares serán los encargados de supervisar el perímetro del aeródromo de Cuatro Vientos. Además, también estarán los 900 uniformados de 15 países que llegarán como peregrinos y los 1.200 soldados españoles que se han alistado.

VÍA CRUCIS
Más de la mitad de los pasos ya han llegado

En pleno mes de agosto, en Madrid comienzan a percibirse olores más propios de la primavera y la Semana Santa que cofradías de 12 localidades españolas, además de Madrid, aportarán al vía crucis que el Papa presidirá el próximo viernes en el paseo de Recoletos. Entre los primeros en llegar figuran la Virgen de Regla, que presidirá el vía crucis junto a Benedicto XVI, y el famoso Cristo de la Buena Muerte, o crucificado de los legionarios, que será portado a hombros por un grupo de este cuerpo militar. El viernes llegó a la catedral castrense, de donde partirá y donde el domingo se celebró una misa rociera.

FIESTA DEL PERDÓN
200 confesionarios dispuestos al aire libre

La organización ha instalado en el parque del Retiro 200 confesionarios que estarán abiertos de forma ininterrumpida a partir de las 10 horas de hoy hasta las 22 horas del día 29. Más de 2.000 sacerdotes atenderán a los peregrinos que acudan a ellos para confesarse y recibir la absolución. Incluidas las mujeres que hayan abortado y se arrepientan, según la decisión adoptada por el cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, dispuesto a que la jornada sea «una fiesta del perdón», en una iniciativa sin precedentes en España. El sábado acudirá el propio Benedicto XVI, que confesará a tres voluntarios.

MOVILIZACIÓN
Oración en cadena para pedir vocaciones

Una iniciativa para paliar uno de los principales problemas de la Iglesia, la escasez de vocaciones, no esperará la llegada del Pontífice. Hoy, en la capilla del Seminario de Madrid, se formará una cadena de oración ininterrumpida que perdurará hasta que Benedicto XVI regrese a Roma. La vigilia estará presidida por el obispo de Terrassa y presidente de la Comisión Episcopal de Seminarios, monseñor Josep Àngel Saiz Meneses. Los interesados pueden sumarse a la cadena de forma presencial o desde sus casas. Son ya más de 350 los conventos que se han sumado a esta oración.